Marc Márquez: «Ahora sé de quién no fiarme»

Ha empezado bien el camino a la reconquista del título de MotoGP. Dice que de la polémica del curso pasado con Rossi ha aprendido mucho

Ha empezado bien el camino a la reconquista del título de MotoGP. Dice que de la polémica del curso pasado con Rossi ha aprendido mucho

«Si me va bien aquí, me veo con opciones», dice quizá con excesiva modestia Marc Márquez (Cervera, 1993) sentado en la planta superior del lujoso «hospitality» que estrena estos días el equipo Honda Racing. Sus resultados en las tres primeras carreras le han sorprendido incluso a él mismo tras una pretemporada complicada, pero quiere probarse en un circuito europeo antes de sacar todas las conclusiones.

–¿Ha vuelto el mejor Marc?

–Esto es relativo y pasa como en el fútbol, que se dice: «El Barça se fue y ahora ha vuelto». Creo que nunca te vas, lo que sucede es que a veces salen mejor las cosas y otras peor. No dependes de ti, sino que hay un equipo, una moto y te tienes que sentir cómodo con ella. Es un cúmulo de situaciones que hace que todo vaya un poco mejor y tu nivel y confianza suben.

–¿Siente que vuelve a tener todo controlado, como en sus dos títulos de MotoGP?

–Este año hemos empezado con buen pie y esto lo cambia todo. El año pasado las seis primeras carreras fueron malas y esto te lastra todo el año, hay que ir a remolque y arriesgar, porque si quieres ser campeón no vale otra cosa que jugártela y, cómo no, me la jugué. Esto me hizo recuperar puntos, pero también fallar en otros sitios en los que hubiera gestionado de otra forma las cosas si hubiera estado luchando por el campeonato. Pero era lo que me tocaba

–¿Se siente el gran favorito y que Lorenzo será su único rival?

–Lo sentí en 2013, ahora no tanto. Poder ser tercero en Qatar y ganar en Argentina y Austin fue bonito y nos dio confianza. Vamos mejorando, aunque la incógnita está aquí, en Jerez.

–¿Ya ha llegado a la conclusión de por qué no fue campeón?

–Son muchas cosas, empezando por la pretemporada. No probamos bien las cosas, nos confundimos en la dirección a seguir con el chasis y reaccionamos tarde al volver hacia atrás. Pero ojo, fue un Mundial en el que aprendí muchas cosas, más que en 2014. Fue un máster en gestionar diferentes situaciones.

–¿Cómo recuerda el polémico final del curso anterior?

–Nadie hubiera escrito un guión así ni para una película. Te preguntas por qué se creó todo eso, pero no depende de mí ni lo creé yo. Lo único que podía hacer era aprender y lo que sucedió me hizo saber en quién confiar y en quién no y saber pasar página. Ahora sé en quién no puedo confiar.

–¿Qué consejo le dio su madre?

–El consejo ya te viene solo al vivir algo así. Sabes que te puedes fiar de tu equipo, de tu familia y de los que siempre han estado a tu alrededor. Cuando ganas, todo el mundo es amigo y todo son sonrisas. Si pasan cosas así, te das cuenta de quién está a tu lado únicamente porque ganas.

–Esta moto es la más exigente desde el punto de vista físico que ha pilotado nunca...

–Para mí era más exigente la de las seis primeras carreras del año pasado que la de ahora, aunque sí que lo es también ésta. Cuando llegué de Moto2 daba cinco vueltas y estaba muerto. Luego te vas adaptando, relajando en las curvas y se hace menos duro. MotoGP es distinto. Aquí, o estás bien físicamente o en la carrera lo notas.

–¿Cómo está su renovación?

–Siempre he tenido claro que la primera opción la tendrá Honda. Hemos empezado a hablar muy recientemente. No puedo decir que no quiero escuchar a otras marcas, porque hay que escuchar a todo el mundo, pero la prioridad es Honda. Ellos me dieron la oportunidad y espero que continúen estos resultados, que harán todo más fácil.

–¿Va a poder elegir a su compañero de equipo?

–De momento, no. Una vez renuevas y estás dentro, entonces quizá te pueden comentar o preguntar. Soy consciente de que en Honda el compañero de equipo será un rival que te puede quitar el título. Estos años ha sido así con Dani, que no ha tenido la suerte que necesitaba, pero soy consciente de que será un piloto rápido y espero que con experiencia.

–¿Cómo valora la apuesta de Lorenzo por Ducati?

–Por sus comentarios de que quería seguir en Yamaha para siempre, creo que ha sido un poco la situación en sí, que quizá no era la mejor, la que le ha hecho tomar esta decisión. Un piloto con cinco títulos mundiales, que demuestra que es de los más rápidos, se tiene que sentir el número uno. Si se sentía o no así, no lo sé, pero esto ha ayudado a que se decantara por Ducati.

–Viñales parece el elegido para subirse a la M1...

–Si estuviese en la posición de Maverick, dudaría, porque Suzuki ha hecho un gran trabajo, tienen todo el año para evolucionar motores, y en velocidad punta ya están a nuestro nivel.

–¿Todo tranquilo con Rossi?

–Se ha evaporado un poco la tensión, pero cada uno hace su camino. No le quiero dar más bombo. Cada uno en su box es lo mejor.

–¿Le va a costar más este año al italiano?

–Estas tres primeras carreras quizá engañan un poco. En Qatar lo hizo bien, en Argentina le perjudicó el «flag to flag» (cambio de moto), pero si no estaba luchando por la victoria, y en Austin se cayó, pero estaba tercero en los entrenamientos. Va a estar arriba.

–Es usted el único favorito que no se ha caído. El mundo al revés...

–Tocamos madera. Es muy fácil fallar este año y me ha salido bien hasta ahora. La gente decía que he cambiado y que en Qatar, por ejemplo, acepté ser tercero. La realidad es que allí arriesgué más que en Austin y Argentina. Hay que arriesgar y luego sale como sale. Me ayuda sentirme más cómodo con la moto.

Lorenzo domina tras la tempestad de su fichaje

Después de que el jueves fuera el centro de atención por la repercusión del anuncio de su marcha a Ducati, Lorenzo volvió a pensar en azul y se puso manos a la obra en Jerez. Fue el más rápido por la mañana y por la tarde, cuando quedó más satisfecho porque los tiempos le salieron tanto con gomas nuevas como con las ya usadas. Después, tuvo tiempo de presentar el acuerdo para ser el nuevo embajador de Tissot, convencido de que puede volver a ganar donde el año pasado empezó una racha de cuatro victorias seguidas. Márquez fue segundo a tres décimas del mallorquín, el otro gran candidato a la victoria en el trazado andaluz. Rossi está a 0,7 de la cabeza, pero Marc avisa de que el italiano tiene buen ritmo para la carrera.