Márquez baila solo

Consigue en Jerez su segunda victoria del año y agarra el liderato con mucha ventaja gracias al accidente de Dovizioso, Pedrosa y Lorenzo, de los que se había escapado antes

Consigue en Jerez su segunda victoria del año y agarra el liderato con mucha ventaja gracias al accidente de Dovizioso, Pedrosa y Lorenzo, de los que se había escapado antes.

Escapó justo antes de que empezara el terremoto. Es tan rápido que ni la polémica alcanza ya a Marc, que no vio cómo el suelo se derrumbaba a los pies de sus rivales.Un golpe de guión que multiplicaba por diez el valor de su segunda victoria del año, la que además de devolverle el liderato le dispara en la clasificación. Ni él estaba seguro de poder hacerlo, pero finalmente bailó en Jerez y lo hizo en solitario. Cruzó la meta con la ventaja suficiente para ponerse de pie en la moto y hacer el baile del Swish Swish. «Está de moda ahora y los niños lo intentan todo el rato. Yo soy un niño, así que lo hice», explicaba satisfecho. «No creo que fuese el más rápido en pista, pero se trataba más de ser preciso y creo que lo he sido», añadía con esa sonrisa rotunda que usa cuando los planes salen bien.

Se pone al mando

Ya es líder del Mundial que ha ganado los dos últimos años y ha allanado el camino de un tercer título consecutivo, aunque prefiere ir despacio y «con buena letra». Lógico con quince carreras todavía por delante, pero el botín que se lleva de Jerez es tan de oro como los 20 puntos que se dejó Dovizioso por su accidente con Dani y Lorenzo. El italiano había dado el paso adelante que necesitaba y se sentía incluso con posibilidades de acompañar a Marc en su escapada. Lorenzo pilotó con una convicción que no mostraba desde que estaba en Yamaha, encabezó la prueba muchas vueltas y recuperó la confianza. Dani es seguramente el que mejor ritmo tenía, pero sufría en aceleración, así que adelantar le resultaba casi imposible. Los tres esperaban un final más feliz hasta que en la curva Dry Sac, a ocho giros de la conclusión, todo se juntó para que se quedaran sin nada. El italiano intentó adelantar al mallorquín, que se fue un poco largo para después intentar pasar por dentro. Justo por donde trataba de avanzar Pedrosa. La colisión fue inevitable y todos cayeron como fichas de dominó. Marc estaba delante y supo que algo había pasado cuando vio que su diferencia crecía de repente.

Lejos del ruido

Había escapado justo a tiempo, cuando pudo por fin adelantar a Lorenzo. Lo hizo cuando tocaba, según sus palabras, y después inició esa fuga en la que ni él confiaba del todo el sábado. Y a 220 kilómetros por hora iba cuando se dio cuenta de que en el asfalto había algo de gravilla tras una caída previa de Luthi. El problema es que lo vio tarde, algo que en su caso no es exactamente un problema. «He visto las piedras y ya era un poco tarde para frenar. Pensé: “Agarra el manillar y a ver si acabamos en la torre de Tío Pepe o en la pista”. Me han derrapado las dos ruedas y es algo que me ha servido para activarme. Es el ''estilo Márquez'', un poco de espectáculo», confesaba tras una de esas salvadas que ya llevan su firma.

Como su rúbrica empieza a tener un campeonato en el que amenaza con quedarse solo. Su máximo rival en teoría, Dovizioso, habita a 24 puntos del liderato y Maverick, otro de los gallitos que pueden discutirle la corona, ya acumula veinte de desventaja. El segundo ahora es Zarco, del que no se fía ni un pelo. «Ya dije que iba a luchar por el campeonato, está sólo a doce puntos sin hacer mucho ruido y ahora viene Le Mans, donde el año pasado fue muy rápido. Además, últimamente es la mejor Yamaha. Es una suerte para nosotros que hayan perdido a un piloto tan bueno, que acaba de firmar por KTM», lanzaba Marc. La última parte de la frase era un claro dardo para Rossi, que ha ganado más que nadie en Jerez, pero ayer sólo pudo interpretar un papel secundario. Márquez baila y casi nadie puede seguirlo.