Ramiro Choya: "Todavía llevo un jugador dentro"

Ramiro Choya
Ramiro Choya

World Padel Tour también ha querido destacar a un importante ex jugador que colgó la pala hace ya 20 años. Ramiro Choya fue uno de los pioneros españoles en competir de manera profesional en España. Ahora destaca su labor como coach y ha visto crecer bajo sus enseñanzas al sevillano con más talento de este deporte, Paquito Navarro.

Este año afronta uno de los retos más bonitos en su carrera como entrenador. Se va a hacer cargo de la segunda mejor pareja del circuito. Seguirá con su "hijo de adopción", Navarro, y se estrenará con el argentino Sanyo Gutiérrez. Dos jóvenes y talentosos jugadores de un carisma indiscutible y de fuerte temperamento. Una apuesta que le devuelve la ilusión y el brillo a sus ojos.

W.P.T: ¿Cómo ha evolucionado el mundo del pádel?

R.C: Pues no tiene nada que ver desde cualquier ángulo que lo compares. No hay lugar a dudas de que todo es completamente nuevo y para mejor. Tanto a nivel organización, de trato, de premios, de sedes. Nosotros fuimos los pioneros, los que pusimos nuestro granito, la base, para que ahora el circuito tenga la solvencia y los jugadores disfruten de un circuito serio y en el caso de los de arriba del ránking, hasta ganarse la vida con este deporte. Además ahora es todo más profesional, en cuanto a horas de entrenamiento y de los equipos de trabajo que son más amplios. Yo recuerdo que no tenía ni entrenador y ahora todos los jugadores tienen entrenador, preparador físico, psicólogo, y muchas más personas de confianza que antes no existían.

W.P.T.: ¿Cómo es tu experiencia como coach?

R.C: Yo estoy encantado. Siempre he estado ligado a la docencia, a la formación. Desde el año 93 fundamos con un grupo de amigos la Federación Española de Pádel en el área de docencia. Cuando yo me retiré no existía la figura del coach. Pero siempre he estado muy ligado a la parte formativa de base y hace unos años surgió la posibilidad de entrenar alta competición y estoy muy contento. La verdad disfruto haciendo lo que me gusta. Viajo y ayudo a mis jugadores a que crezcan.

W.P.T: ¿No te dan ganas de jugar?

R.C.: Del todo no se me van las ganas y uno siempre lleva un jugador dentro. Ahora me toca competir a través de mis jugadores. Ahora se juega mejor al pádel y ellos juegan mejor pero hay veces que viendo partidos pienso: ¿y si yo estuviera ahí? Todavía llevo un jugador dentro. Las sensaciones de competir como jugador son maravillosas. Toco la pala cuando entreno con mis jugadores. Sobre todo me meto en alguna rutina en especial si es de ataque. Porque cuando estoy en el fondo ya no puedo sujetar el ritmo de bola que tienen ellos (risas). Pero sí que me meto sobre todo para hacer alguna demostración de bola, y me gusta. Y a veces les digo a mis alumnos, ¡dejadme! e intento hacer cuatro o cinco puntos seguidos.

W.P.T.: ¿Con quién te hubiera gustado jugar?

R.C.: En mi época la verdad que jugué con todos y no me quedé con ganas de hacerlo con ninguno. Te digo la verdad, me gustaría jugar con algunos de mis jugadores, me gustaría tenerlos al lado para explicarles ciertas cosas de las que carecen o de las que les faltan por mejorar. Me gustaría estar a su lado para demostrarles lo que les hace falta o lo que necesitan en determinadas situaciones.

W.P.T: Mójate. ¿Quién es el mejor?

R.C: Este es un deporte en parejas, pero está claro que Bela y Lima han cogido ventaja y están por delante. Y a los demás les falta pillarles el truco y ganarles todavía.

W.P.T.: ¿El jugador actual perfecto, qué tendría que tener?

R.C: La salida de pared de Paquito Navarro, el remate por 3 de Miguel Lamperti, la estrategia de Fernando Belasteguín que siempre juega las dos filas de ángulo de manera perfecta, la defensa de Pablo Lima, los reflejos de Juan Martín, la táctica de Sanyo...y muchos más.

W.P.T.: ¿El pádel como negocio es rentable?

R.C.: Bueno yo creo que tiene mucho futuro pero fuera de España, sin duda alguna. Es un mercado te diría que emergente pero ni siquiera. Es un mercado aún por descubrir, que hay un montón de posibilidades desde todas las líneas de negocio como puede ser la construcción, la gestión, la docencia, etc. En España el mercado esta muy inmaduro en muchos sectores. Hace unos años había menos oferta y ya existía la misma demanda con lo cual en ese sentido hay que salir fuera de España.

W.P.T.: ¿Qué le falta al pádel para acabar de despegar?

R.C.: Para mí, dos cosas. Uno, que se internacionalice. España es la locomotora del pádel pero siempre es un tema local. Y hay que exportarlo. Y dos, más inversión de la televisión. Sería bueno para todos. Si estos dos temas se perfeccionaran, estaríamos hablando de otra cosa y además, beneficiosa para todos.

(@padelspain)