Fútbol

Patri Guijarro: «Está bien que las chicas jueguen con chicos»

Jugadora del Barcelona

Pieza clave en el Barça y uno de los motores de la Roja, Patri Guijarro (Palma de Mallorca, 20 años) tuvo que separarse de su familia para perseguir su sueño: ser futbolista. Hoy es toda una mujer y un ejemplo para las más pequeñas.

Está incluida en la lista de las 100 mejores jugadoras del planeta, qué pasada ¿no?

Pues sí. No me esperaba para nada estar junto a Irene Paredes, Jenni Hermoso y Alexia Putellas. Es un honor.

¿Qué cree que ha hecho para estar ahí? Éste es mi cuarto año jugando en el Barça, el mejor club de España. Aquí avanzas. También he estado con la absoluta. Desde el primer momento que llegué aquí y desde que estuve en la selección he querido ser una persona muy receptiva a aprender. He intentado evolucionar y aprender lo más rápido posible.

Empezó jugando con chicos. He jugado siempre con chicos. Empecé en el equipo de mi barrio, donde estuve tres años con niños. Luego me fui al Collerense, otro equipo de mi barrio, donde ya había fútbol femenino en Primera. Estuve dos años allí y luego me fui al Barcelona.

¿Le ha ayudado jugar con chicos?

Sí. Cuando somos pequeños está bien que las chicas jueguen con chicos más que nada por el tema de potencia, de fuerza... Este fútbol mixto que poco a poco se está creando es beneficioso para nosotras. La calidad por supuesto que la tenemos.

Llegó al Barcelona con 17 años. ¿Fue duro separarse de su familia?

Tenía claro que me quería ir. No lo tenía pensado entre primero y segundo de bachiller, sino más bien de cara a la universidad, pero me vino la oferta y al Barcelona no podía rechazarlo. Fue duro, sobre todo el primer año. Separarte de tu familia, gente nueva, ciudad nueva, hábitos nuevos... Siempre es duro, pero al final te adaptas. Aquí todo el mundo me ha ayudado y ha sido más fácil todo.

Es titular indiscutible. ¿Se esperaba una adaptación tan rápida?

Una vez que vienes al Barça y te encuentras con algunas de las mejores jugadoras que hay en España, pues la verdad es que te impacta y dices: «Bueno, vengo aquí a aprender». No es fácil adaptarse. Parece fácil jugar en el Barça, pero no lo es. Los dos primeros años me costaron bastante. Poco a poco me estoy adaptando más.

No conocen la derrota. ¿Se puede destronar al Atleti?

Vamos a hacer todo lo posible para ganarlas. Tenemos que centrarnos en nosotras mismas y seguir haciendo las cosas igual que ahora. Queremos acabar el año y empezarlo de la mejor manera.

Y en Champions, ¿se ven con posibilidades?

Ya hicimos historia pasando a las semifinales. ¿Por qué no otro año más? Es difícil. Para nosotras es una ilusión. Nos encantaría llegar a las semifinales o a la final, pero eso lo dejamos como un premio. Nosotras nos centramos sobre todo en la Liga y en la Copa.

¿Cómo afronta su primer Mundial con la selección absoluta?

De momento, Jorge me está convocando. Está confiando en mí. Tanto mi club como la selección están a un alto nivel. Un Mundial es lo máximo a lo que puede llegar un jugador y, en caso de que vaya, aprender y a disfrutar.

¿Tiene algún referente?

Siempre me he fijado en Virginia Torrecilla, porque jugamos en la misma posición. Todas las semanas iba a verla en el Collerense.