Ciclismo

Sólo Valverde resiste a Roglic

Roglic, durante la contrarreloj
Roglic, durante la contrarreloj

A Primoz Roglic lo esperaban en la meta su mujer, su hijo y el maillot rojo. El esloveno agarraba los dedos de la criatura vestida con una camiseta de Jumbo Visma mientras hacía rodillo después de su exhibición en la contrarreloj. Era lo esperado, Roglic se limitó a cumplir las previsiones. Multiplicó los segundos hasta convertir los seis que tenía Nairo Quintana de ventaja en tres minutos a su favor. Era el mejor contra el reloj y no había duda de que saldría primero de Pau. Las dudas las presentaba la resistencia de los demás. ¿Cuánto perdería Quintana? ¿Sería capaz Pogacar de meterse en la pelea por la general? Sí, es la respuesta a la segunda pregunta. Demasiado, la de la primera.

Quintana se deshizo en los 36 kilómetros de contrarreloj. Nunca ha sido una especialidad en la que se haya sentido demasiado cómodo, pero el camino por Pau y sus alrededores es un peso que tendrá que descargarse a partir de ahora. Tres minutos son muchos, aunque queda montaña para distanciar al nuevo líder de la carrera. Los tiempos intermedios ya marcaban el hundimiento del colombiano. En el primer paso intermedio su desventaja era de casi minuto y medio, dos minutos y doce segundos en la segunda toma de tiempos, a doce kilómetros para el final. Así hasta llegar a los 3:06 de desventaja final.

La actuación de Quintana, y la de Valverde, que perdió 1:38 con Roglic, dejan la responsabilidad del equipo Movistar sobre la espalda del murciano. Aunque Alejandro reconoce que están un poco hartos de que se les pregunte quién es el líder del equipo. «Cansa el tema. Los dos queremos lo mejor para el equipo», añade. La clasificación dice que es Valverde el jefe en Movistar. Es el único ciclista que ha quedado en la general a menos de dos minutos del líder. «No es que yo me quede como líder. Queda muchísima Vuelta y un minuto no es nada», advierte el número «1» de la carrera.

«La contrarreloj está dentro de lo admisible», reconoce.Nairo restaba importancia a su hundimiento en la contrarreloj. «Estamos ahí aún, aunque no me haya salido buena crono creo que tengo buen cuerpo. Estamos con Alejandro y vamos a ver qué pasa. Hay posibilidad de jugar, de atacar, de que él vaya a rueda y vamos a ver», explica el colombiano. «Hemos estado en situaciones parecidas en otros momentos. Alejandro está cerca y podremos jugar», advierte Quintana.

Roglic corrió por un lado y sus rivales por el otro. Llegó incluso a doblar a Miguel Ángel López. El colombiano había salido inmediatamente antes que él y lo superó a 300 metros para el final. Dos minutos justos de ventaja sobre Supermán, que se mostraba satisfecho con su rendimiento contra el reloj.

La estrategia de todos sus rivales ahora es desbancar al esloveno. Como sucedió en el Giro, cuando tenía aún más ventaja sobre el segundo y acabó derrumbándose. Movistar está en una situación parecida. Lo que entonces eran Landa y Carapaz, ahora son Valverde y Quintana. «De momento yo me siento bien y creo que hasta cierto punto me ha acompañado un poco la suerte. Creo que voy a ser capaz de llegar entero al final y no me preocupa eso», asegura el nuevo líder de la carrera. Roglic tiene casi dos minutos de ventaja sobre el segundo, Valverde, pero tampoco se confía. «Esas diferencias nunca son suficientes. Aunque tengas diez minutos siempre va a parecer poco. Estoy contento con la situción actual. Voy a disfrutar y a dar lo mejor», asegura.