Rubiales da por «acabada» la huelga del fútbol femenino

El presidente de la RFEF rechaza la propuesta de Mediapro y ofrece «asumir íntegramente la diferencia entre lo que unos dicen y lo que piden los otros». Espera que la huelga se desconvoque lo antes posible

Luis Rubiales ha aceptado asumir una cantidad de dinero algo más cercana a la que se solicitaba desde los sindicatos de las jugadoras de la Primera Iberdrola y ha reconocido sentirse «excluido» en algunos capítulos de las negociaciones: «Me da pena que habiendo podido pelear todos juntos por un salario de 18 o 20.000 euros, estemos hablando sólo de 12.000». Pero aún así, aseguraba que «vamos a asumir íntegramente la diferencia entre lo que unos dicen y lo que piden los otros». 1.152.000 euros es la cifra exacta que sofocaba algo las últimas incertidumbres en el fútbol femenino (en 1,7 millones calcula la AFE, en cambio, la diferencia). El presidente de la RFEF bien las cuentas: «Esta suma es para que no le cueste ni un euro más a los que han dicho que pueden asumir sólo el 50 por ciento de la parcialidad. Son 16 clubes, multiplicado por 12.000 euros y por 18 licencias, sale 1.152.000 euros para que todas tengan garantizado lo que pide el sindicato».

Es la rotunda respuesta de la Federación a la propuesta que hacía Mediapro ofreciéndose a liberar su contrato con cualquier equipo para que pudiese acceder al fondo de la RFEF, además de aportar 1,5 millones de euros a cambio de la retransmisión de dos partidos semanales, algo que no contentó a Luis Rubiales. «Basta ya de boicot a la televisión, queremos que se respeten los contratos de todos. Actualmente, hay muchos partidos que no se pueden televisar y es indispensable que haya un acuerdo para que todos los operadores tengan contrato con el equipo local», indicó el presidente. Además aclaró que «a lo mejor, los dos partidos que quieren (Mediapro) valen más que los otros seis y yo no puedo negociar así. Planteamos una propuesta generosa, honesta y, en mi humilde modo de ver, corta para lo que podría haber sido».

«Y por último, un compromiso para ir todos juntos y cerrar unos derechos para que en cuatro años pueda haber un salario mucho mejor y podamos hablar otra vez de un salario mínimo de 18.000 euros», aseveró el exjugador que da por «acabado el problema, salvo que se busquen otros» si se da el visto bueno a su propuesta. «Hoy está solucionado, sólo necesitamos que el sindicato esté satisfecho porque se llega al mínimo y que los clubes nos comuniquen lo antes posible que van a cumplir con estas cuestiones mínimas. A partir de ahí podré desconvocar la huelga, si no se llega acuerdo, no lo entenderé», concluyó. Dichas cuestiones consisten en que no se vete ningún partido en las retransmisiones televisivas y que los derechos comerciales vuelvan a la competición para no perjudicar a los patrocinadores.

La AFE, representada por la abogada María José López, recordó al expresidente del sindicato que un convenio, «según la ley, lo deben negociar patronal y sindicatos» y que cuando la asociación «negocia un convenio no lo hace de forma caprichosa». También cifró la diferencia de dinero entre las partes en 1,7 millones y avisó de que el «ministerio no va a admitir un convenio por debajo del salario interprofesional».