Rudy silencia Kaunas

Cuatro triples en menos de cuatro minutos del último cuarto dejan invicto al Madrid

Cuatro triples en menos de cuatro minutos del último cuarto dejan invicto al Madrid.

Saras Jasikevicius, el técnico del Zalgiris, sabe algo de esto. Y antes de medirse con el Madrid aseguró que Laso dirige un equipo de la NBA. No le falta razón por lo visto en el arranque de la temporada. En Kaunas los blancos dejaron otra muesca en una trayectoria intachable. Ni un borrón en casi dos meses. La quinta victoria en la Euroliga llegó en uno de los días más exigentes. El Madrid fue por detrás más de tres cuartos, pero la omnipresencia de Ayón y la puntería de Rudy enmudecieron Kaunas.

Y eso que el equipo tuvo una de esas salidas en las que parece que le da pereza ponerse a jugar. El mejor síntoma fueron las tres primeras canastas del Zalgiris. Las tres, en las narices de Tavares. El que es hasta ahora el jugador más desequilibrante de la Euroliga, el mejor reboteador y el mejor taponador vio cómo los seis primeros puntos de los lituanos llegaban con su inmensidad delante. El Madrid vivió su peor cuarto defensivo en meses. Encajó 32 puntos y tuvo que aparecer el banquillo. Con Campazzo, Carroll y Rudy el Madrid fue el equipo vivo y vertical que manda en Europa, pero no hubo constancia. Sin continuidad, el Zalgiris siguió mandando. Lo hizo sin la autoridad del primer cuarto y lo hizo a contraestilo. Cuando todo el planeta se empeña en lanzar casi tanto de tres como de dos, los lituanos sólo intentaron un par de triples antes del descanso y anotaron ambos. El orden no fue suficiente para mantener alejado al Real Madrid. La aparición de Randolph en el tramo final antes del descanso dejó el partido equilibrado.

La inercia del final del segundo cuarto puso al Madrid por primera vez por delante en el arranque del tercero, pero fue un espejismo. El Zalgiris acompañó al orden con una defensa muy intensa. Cambios constantes que llevaron la asfixia a los ataques del Madrid. Hubo un nuevo tirón (64-54) y a Laso sólo le quedó la posibilidad de inventarse uno de esos quintetos que le permite un arsenal interminable. Metió a Deck y Ayón por dentro. Con un formato bajito, el Madrid devolvió cada uno de los golpes y se fortaleció. El pívot mexicano hizo de todo y el ala-pívot argentino, sin dar una voz más alta que otra, ayudó en cada acción en que participó. Faltaba un poco de ayuda exterior para culminar la remontada y eso fue cosa de Rudy. Acabó con 15 puntos (5/7 en triples) y 7 asistencias. Y anotó cuando más falta hacía. Cuatro triples en apenas tres minutos llevaron su firma. Y el Zalgiris Arena, sin darse cuenta, se dio un baño de realidad. El mejor equipo de Europa también demostró su estatus en Kaunas.

5ª jornada:

► CSKA Moscú, 69-Olympiacos, 65

► Kirolbet Baskonia, 82-Darussafaka, 56

► Fenerbahçe, 88-Bayern, 84

► Barça, 74-Maccabi, 58

► Khimki, 87-Herbalife, 72

► Buducnost, 67-Panathinaikos, 72

► Zalgiris, 79-Real Madrid, 90

► Milán-Efes