Deportes

España se clasifica para la Eurocopa en el último minuto

Un gol de Rodrigo en los instantes finales da el empate a la Roja ante Suecia (1-1)

España se ha acostumbrado a mantener los partidos vivos hasta el útimo momento. La clasificación para la Eurocopa que perdió en Noruega en el instante final la recuperó en Suecia sin tiempo para que los locales reaccionaran. Un gol contranatura, que llegó a la salida de un córner, donde se supone que los suecos son más fuertes, pero con la pelota pegada al suelo. Rodrigo devolvió el camino correcto a un remate de Fabián que se marchaba desviado. Y con él, reconducía la dirección de España hacia la Eurocopa multisede que espera al final de la temporada.

Publicidad

Luchaba la selección contra la mala suerte y el gol de los suecos. Tres paradas en la misma jugada no fueron suficientes para que David de Gea pudiera mantener a cero la portería española. Al tercer intento, la pelota quedó en la cabeza de Berg para empujarla sobre la línea. No acompaña la suerte a De Gea con España. Fue su mejor jugador, pero eso no fue suficiente. Ni para la selección, que no parecía capaz de asegurar su clasificación para la Eurocopa a pesar de que sólo necesitaba un punto, ni para él, que tuvo que abandonar el partido a la hora de juego.

Ya había sentido molestias en la primera mitad y Kepa estuvo calentando durante todo el descanso, pero De Gea apareció de nuevo sobre el césped en el comienzo de la segunda mitad. Hasta que no pudo más, se quedó sentado sobre el césped y pidió el cambio. Antes de marcharse había dejado actuaciones importantes, especialmente una parada en la primera mitad a un cabezazo de Quaison. Una imagen su estirada a mano cambiada tan plástica como efectiva para mantener intacta la portería de España.

Las paradas de De Gea eran el síntoma de que algo había ido a peor en España, que parecía haber pisado el césped dispuesta a liquidar el partido cuanto antes.

Fueron muchas las oportunidades que acumuló en los primeros minutos, pero ninguna tan evidente como la de Thiago se encontró un rebote dentro del área después de un disparo que le dejó con el portero Olsen como único obstáculo por delante. Tenía tantas posibilidades el centrocampista del Bayern que eligió la peor. Pudo haber tirado o mirar a su derecha cómo Gerard Moreno esperaba la pelota dispuesto para empujarla, pero prefirió regatear hasta salirse del campo sin poder esquivar al guardameta sueco.

Publicidad

Gerard Moreno, que debutaba con la Roja, aunque vistiera de blanco, tuvo en su cabeza varias oportunidades de marcar, pero cuando no era el portero el que acertaba era la puntería la que fallaba.

Era una España difícilmente reconocible, con pequeñas modificaciones en la alineación y en el sistema. El 4-3-3 mutaba para dejar a Oyarzabal y Gerard Moreno arriba con Dani Ceballos por detrás. Aunque el centrocampista del Arsenal se cambiaba la posición con Thiago para bajar al centro del campo para entrar en contacto con la pelota desde el comienzo de la jugada.

Publicidad

Era una selección sin concesiones a la nostalgia. El capitán era Albiol. No estaba Sergio Ramos, sancionado, y tampoco Busquets. El debate sobre la compatibilidad de Rodri y Busquets lo solucionó Robert Moreno dando la titularidad al centrocampista del City. Pero las mejores acciones del centrocampista fueron sus remates en los córners.

Fue el otro Rodrigo, el del Valencia, que había cedido su lugar en la delantera a Gerard Moreno, el que metió a España en la Eurocopa. La Roja había recuperado la fe –más que el fútbol– en los últimos minutos. Empujaba a los suecos hacia su área, muchas veces equivocando el camino con centros al área que obligaban a Gerard Moreno a esforzarse para competir con las torres suecas. Pero el premio estaba pegado al césped, en la pelota que empujó Rodrigo a gol.