Deportes

Feliciano López se come a Rublev en la red y deja a España a una victoria de los cuartos de la Copa Davis

El toledano, de 40 años, da la sorpresa y se impone al número cinco del mundo por 2-6, 6-3 y 6-4

Feliciano López, ese hombre nacido para la Copa Davis, lo volvió a hacer. Enfrente estaba el número cinco del mundo, Andrey Rublev, y con sus 40 años se llevó una victoria (2-6, 6-3 y 6-4) que deja a España a una victoria de los cuartos de final. Tan cerca, tan lejos también porque Rusia es el gran favorito en la competición.

“Venga, vamos todos a animar a Feliciano López”, decía el sector más animoso de la grada. Ya se había pasado el cabreo por las horas de espera en la calle hasta que terminó la eliminatoria entre Kazajistán y Canadá. El tenis es un deporte sin hora fija y a veces pasa lo que pasa. El caso es que Feli se animó un poco y dejó un volea increíble ante Rublev, estirándose y colocando la bola cortita. Un golpe maravilloso, pero necesitaba mucho más. El joven ruso estaba siendo muy superior. Sabía que lo difícil del partido era romper el saque del español, ganó el sorteo antes de empezar y decidió restar en busca de la sorpresa. Lo logró a la primera y a partir de ahí todo iba muy de cara para él, más sencillo. El primer set se lo llevó de carrerilla y estaba feliz. Bien con su saque y sin sufrir cuando le tocaba responder al primer tiro de Feli.

Necesitaba el toledano ajustar ese arranque de los juegos y seguir buscando la red. El problema es que para ser agresivo te tienes que generar la oportunidad, no es subir a lo loco, y eso cuesta ante un contrario con el ritmo de pelota del ruso. Lo hacía Feli cuando metía primeros, pero se seguía atascando el servicio. Por ahí estaba la recuperación anímica y en cuanto empezó a hacer más daño, se serenó, se tranquilizó y comenzó a hacer daño también al resto. De la resistencia pasó al dominio con el break en el sexto juego del segundo set: un voleón, la ayuda de la cinta en una pelota que la tocó... Así logró la rotura y después, para confirmar el empata a uno en parciales tuvo que salvar hasta tres pelotas de break. Pero la confianza era alta y se iba a la red hasta con segundos saques. Tremendo.

El partido empezaba de nuevo y de otra manera. El teórico favoritismo de Rublev se diluía un poco. Feliciano ha estado en mil batallas como esta. La cuestión era si su servicio le terminaría de funcionar. Y calmar los nervios. Lo hizo Rublev para salvar un 0-30 de arranque. Lo hizo el español para recuperar más pelotas de rotura y poner el 1-1. El tiempo jugaba a favor del español. El tenista ruso se cruza de vez en cuando y lo paga con la raqueta y con el mundo. Tenía que mantener el partido vivo Feliciano y que su rival terminara de desquiciarse. Lo hizo liándosela en la red, dónde si no. En cuanto dejó un hueco Rublev al saque, por él se coló Feli. Un revés cortado y para adelante, un tenis de otro tiempo contra un jugador moderno que no lograba pasar al gigante que había en la zona de ataque. Cuando se retire, se irá un tenista y una forma de entender este deporte diferente. Qué manera de volear. Logró la rotura y le faltaba resistir, sobre todo mejorando el porcentaje de primeros. El partido estaba en su territorio y no lo dejó escapar, aunque Rublev se lo pusiera duro al final: 0-30 en el juego definitivo, bola de break después... Pero el saque de Feliciano no le iba a fallar.

Así, España da la sorpresa en el primer punto de la eliminatoria con Rusia. Ahora espera el Carreño-Medvedev y el dobles. Con ganar uno de los dos complicadísimos partidos, el equipo de Bruguera estaría en cuartos. Si cae en los dos, habría que contar sets para ver si entra como uno de los mejores segundos. Y no pinta mal.