El misterio de Garbiñe

Llega al Torneo de Maestras con molestias en un tobillo y con un balance de 12 victorias y 9 derrotas después del triunfo en Roland Garros

Llega al Torneo de Maestras con molestias en un tobillo y con un balance de 12 victorias y 9 derrotas después del triunfo en Roland Garros

De la explosión en Roland Garros, con la victoria en la final ante Serena Williams, al Torneo de Maestras en Singapur, a Garbiñe Muguruza no se le ha olvidado jugar al tenis, aunque los resultados apunten lo contrario. Desde aquel 6 de junio Garbiñe ha dejado de ser la raqueta que opositaba a número uno del mundo para convertirse en una más en el pelotón de la élite. Llega al Torneo de Maestras que se disputa desde hoy en Singapur rodeada de incógnitas. La derrota en la segunda ronda de Wimbledon, el tropiezo en la tercera ronda de los Juegos... desde París su único resultado destacable han sido las semifinales en Cincinnati donde cayó ante Pliskova, su primera rival en el Masters. El balance de 12 victorias y 9 derrotas habla de una segunda mitad de año demasiado irregular. Para colmo, en Linz, torneo al que asistió para garantizarse la presencia en la cita en la que están las ocho mejores, terminó con molestias en el tobillo izquierdo.

Con todo a Garbiñe no le queda otra que ser optimista. El talento sigue en su raqueta y físicamente está a buen nivel. Es su tercera presencia en el Masters y el año pasado ya alcanzó las semifinales. Sin cinco de las participantes de la pasada edición (Serena, Sharapova, Kvitova, Penneta y Safarova), el torneo aparece más abierto que nunca. «Ha sido un año increíble para mí; gané un ‘‘Grand Slam’’ y no hay nada que lo pueda arruinar, así que ahora sólo me queda rematar aquí, en las WTA Finals, lo mejor que pueda. Creo que cualquiera de los dos grupos es difícil, la verdad. No me importa mucho quién esté porque aquí se encuentran las ocho mejores y voy a prepararlo lo mejor que pueda», asegura Garbiñe.

Ella y su técnico, Sam Sumyk, tienen claro que para aspirar a algo importante la próxima semana debe recuperar el juego alegre que mostró en las dos semanas de París. A priori está lejos del nivel con el que llegó el año pasado, pero «estar aquí por segundo año consecutivo ya es un gran logro», asegura. Otra diferencia con la anterior edición es que Garbiñe podrá centrarse exclusivamente en el cuadro individual. En 2015 terminó agotada y la semifinal ante Radwanska, la posterior campeona, fue la evidencia.

Garbiñe es optimista. Se la pudo ver radiante en la ceremonia de presentación del torneo y en las últimas horas se ha entrenado con buenas sensaciones en la pista. Las molestias en el tobillo permanecen, pero, como ella misma aclara, «mi historia con los tobillos es muy larga. Siempre están ahí llamando la atención. He tenido ya varias lesiones en mi carrera y tuve que operarme de uno. En cuando se me tuerce, se me hincha. En Linz me asusté mucho y pensé que iba a ser más grave de lo que al final ha sido».

El sorteo ha situado a Garbiñe en el Grupo Blanco junto a Pliskova, Radwanska y Kuznetsova. Se estrena ante la checa, que debuta en el torneo y fue subcampeona en el último Abierto de Estados Unidos. Las dos siguientes rivales son dos veteranas del torneo. Kuznetsova logró su sexto billete para el Masters hace 48 horas con su victoria en Moscú y la polaca fue su verdugo en la pasada edición. Es la defensora del título y la alternativa a la número uno del mundo. La alemana Angelique Kerber lidera el Grupo Rojo y se ha postulado como la raqueta más fiable en ausencia de Serena Williams. Ha ganado dos títulos de «Grand Slam», ha disputado siete finales y en su cuarta presencia busca convertirse en «Maestra». Para impedirlo estarán la eslovaca Cibulkova, la estadounidense Keys de 21 años y la rumana Simona Halep, una clásica en las rondas finales.

La tercera vez en el Masters de Singapur

Garbiñe afronta desde mañana su tercera participación entre las mejores de mundo. En 2014 compitió en dobles con Carla Suárez y el año pasado alcanzó las semifinales individuales y fue finalista en dobles. Garbiñe está situada en el Grupo Blanco y jugará con Pliskova, Radwanska y Kuznetsova. En el Grupo Rojo figuran la número uno del mundo, la alemana Kerber, Keys, Cibulkova y Halep. Las jornadas arrancan a las 13:30 (hora española).