Federer: «Cuando ganas ese tipo de partidos, se queda una buena sensación después»

El tenista suizo Roger Federer, que ha alcanzado la cuarta ronda del Abierto de Australia tras imponerse en Melbourne a la raqueta local, Bernard Tomic --6-4, 7-6(5), 6-1--, declaró que se le "queda una buena sensación"después de vencer un partido como el de este sábado, donde sólo en el último set se supo victorioso.

"Me he visto y sentido jugando tantas veces antes que no siento que pueda aparecer con un disparo que nunca haya hecho. Tuvimos algunos muy buenos y tuve que sacar todo el repertorio, defensivo y ofensivo, lo que me gusta. Cuando ganas ese tipo de partidos, se queda una buena sensación después", confesó el número dos del mundo.

El helvético siguió ensalzando el peso de su victoria, que le lleva hasta cuarta ronda de un 'Grand Slam' que ha conquistado ya en cuatro ocasiones. "El resultado era algo que esperaba, pero no estaba seguro de la fuera a conseguir. Así que estoy muy contento de que el resultado sea el que esperaba. Estoy feliz también con mi forma jugar. Pienso que jugué muy bien hoy", afirmó.

"He tenido algunos partidos difíciles con él en el pasado. Todos ellos fueron a la distancia. En algunos de ellos debería haber perdido, tal vez en uno o dos. En Indian Wells sentí como si tuviera más control que en los otros dos. En Madrid tuve en un montón de problemas. En Halle estuvo muy cerca", afirmó el suizo sobre su próximo rival, Milos Raonic.

El tenista canadiense acumula 71 'aces' en esta semana, un dato que no se le escapa a Federer. "Vamos a ver cómo es en esta ocasión. El tiene uno de los mejores servicios. Joven y prometedor. Así que siempre se siente, sobre todo después de una temporada como la que hemos tenido, que ha mejorado de nuevo tal vez un par de cosas o ha trabajado algunas otras", advirtió precavido. "Se pueden esperar tal vez algunas cosas inesperadas que no hizo la última vez. Estoy muy entusiasmado con el partido de todos modos", agregó.

El suelo azul del Rod Laver Arena del Melbourne Park presenció la victoria número 250 en un 'grande' de Roger Federer, lo que le ha valido para alzar 17 'Grand Slam'. Sin embargo, su palmarés no le impide deshacerse en elogios sobre su rival en pista, de veinte años, erigido en la promesa australiana tras el vacío dejado por Lleyton Hewitt.

"Jugué con él por última vez alrededor de Cincinnati. Fue un corte rápido, al mejor de tres sets. Tuvo un buen comienzo en el partido también. Entonces se acabó rápidamente. Jugó el partido de hoy muy diferente a los dos últimos partidos que jugué contra él. Ha mejorado. El me jugó tan diferente de las otras ocasiones. Así que ahora es cuestión suya para mantenerlo", confesó el veterano Roger Federer, de 31 años.

"Ha tenido una gran carrera recientemente. Espero que sepa lo que tiene que hacer en los próximos meses, semanas y años en adelante. No es una gira de dos meses. Jugamos 10, 11 meses al año, hay que llevarlo diariamente", comentó sobre el australiano, que venía de ganar su primer torneo del circuito ATP en el Apia International Sydney.

El tenista suizo además, recordó una ocasión en la que pudo aconsejarle, hace ya dos años, en una eliminatoria de la Copa Davis en Sydney, a petición de Patrick Rafter. "Pat me preguntó si no podía dar ningún consejo a Bernard. Le pidió que viniera. Hablé con Bernard durante cinco o diez minutos. Le dije lo que yo pensaba que debía mejorar. Las cosas no fueron mejor para él después. Pero tal vez escuchó y quiere mejorar", afirmó.

A pesar de todas los calificativos que dedicó al tenista al que ha apartado de cuarta ronda, quiso mandarle un mensaje para restar importancia a su perfil en la trayectoria de una raqueta tan prometedora. "No soy un entrenador. Sólo soy un jugador que siente el peso de su tiro y potenciales. Es bueno que él me escuchara. Pero es importante que escuche a su equipo y haga lo mejor para él y para su país", añadió.