El gigante fue Ferrer

El tenista español David Ferrer devuelve la bola al estadounidense John Isner.
El tenista español David Ferrer devuelve la bola al estadounidense John Isner.

Derrota a Isner y se verá con Murray en los cuartos de Melbourne.

Solidez es la palabra que mejor define a David Ferrer y así, muy sólido, se está sintiendo en el Abierto de Australia, donde ya está en cuartos de final y le espera Andy Murray. «Lo más importante es que estoy en la siguiente ronda, jugando bien y sin perder un set», decía nada más derrotar al gigante Isner, al que su saque, siempre letal, no le funcionó ante la capacidad al resto del jugador español. En tres mangas (6-4, 6-4 y 7-5) le bastaron otras tantas roturas de servicio para meterse por sexta vez entre los ocho mejores del cuadro de Melbourne. «Ante Isner resté muy bien, estoy disfrutando de mi juego y haciéndolo muy bien», añadió antes de ponerse a pensar en el siguiente escalón: Murray.

«Va a ser complicado jugar contra Andy. El año pasado terminó número dos del mundo. Ha mejorado su “drive” y está jugando más agresivo. Necesitaré un buen día y hacer un juego agresivo, será un partido largo», pronosticó «Ferru», que tiene un balance negativo en los duelos ante el tenista escocés (12-6).

«David trabaja extremadamente duro y está en buena forma. Pelea mucho en cada partido y ha sido recompensado con una increíble carrera en la élite de este deporte. Tanto él como Federer llevan en el tenis mucho, mucho tiempo y han estado arriba.No tienes que retirarte cuando tienes 31 o 32 años», le alabó Murray, que derrotó al ídolo local, Bernard Tomic ( 6-4 6-4 7-6), a pesar de haber pasado unos días complicados tras el desmayo en la grada del padre de su esposa. Raonic pudo con Wawrinka y Monfils, con el ruso Kuznetsov.