Tenis

Paula Badosa: «Mi sueño es llegar a ser algún día de las mejores del mundo»

Paula Badosa resultó derrotada nuevamente por los calambres en su segunda participación en el Mutua Madrid Open

Fotografía de Paula Badosa durante su partido ante Alizé Cornet el pasado 30 de abril en el Open de Madrid
Fotografía de Paula Badosa durante su partido ante Alizé Cornet el pasado 30 de abril en el Open de Madrid

El recuerdo de su retirada ante la francesa Alizé Cornet, ante quien sumó el primer set, todavía llena de "rabia, tristeza e impotencia"el rostro de la española Paula Badosa, derrotada nuevamente por los calambres en su segunda participación en el Mutua Madrid Open.

El recuerdo de su retirada ante la francesa Alizé Cornet, ante quien sumó el primer set, todavía llena de "rabia, tristeza e impotencia"el rostro de la española Paula Badosa, derrotada nuevamente por los calambres en su segunda participación en el Mutua Madrid Open.

La ilusión, no obstante, reaparece cuando habla de futuro. "Mi sueño es llegar a ser algún día una de las mejores tenistas del mundo. Intento soñar e imaginar que un día puedo llegar ahí. ¿Por qué no?", reflexionó la jugadora de origen neoyorquino, de 18 años, en una entrevista a EFE.

Pregunta: El sueño de brillar en Madrid ha terminado para usted. ¿Cómo se siente?

Respuesta: Estoy triste. Este torneo me hacía mucha ilusión y terminarlo de esta forma es complicado.

P: Al menos ayer, en el dobles junto a María José Martínez, pudo despedirse en la pista.

R: He hecho todo lo que he podido. María José me ha ayudado mucho pero no estoy bien físicamente. Al menos he podido despedirme de una forma diferente, que es acabando el partido. El año pasado y este año no pude acabar mis partidos individuales por calambres. Nunca me había pasado, sólo las dos veces que he venido aquí.

P: ¿Cuál es la razón de que sólo aquí le paralicen los calambres?

R: La tensión y las ganas de hacerlo bien en casa. Son nervios. Si te digo la verdad el año pasado sí estaba nerviosa, era más joven. Este año me sorprendió porque llevaba el partido ante Cornet muy controlado. Iba 6-2 y 2-3 cuando me pasó y estaba bien. No entendí mucho por qué me vinieron ahí.

P: ¿Ha hablado sobre ello con su equipo?

R: Sí. No tengo ningún problema físico. Tiene que ser por tensión, sí o sí.

P: ¿Es difícil digerir este final?

R: Venía con ganas de hacerlo mejor que el año pasado y terminarlo así, cuando el partido lo tenía tan encaminado, me da rabia. El año pasado ante Errani ya sabía que era imposible, pero este año lo tenía controlado ante una jugadora buena.

P: ¿Es fácil aceptar que, otra vez los problemas físicos, vuelven a ralentizar su progreso?

R: Empecé el año no muy bien, con muchas lesiones. Primero tuve un esguince de tobillo, después una microrrotura en el cuádriceps y, cuando me recuperé, fue la muñeca. Me faltan partidos. Un triunfo aquí me hubiera ayudado mucho y me hubiera dado confianza.

P: ¿Qué meta se fija ahora?

R: Lo que pido es no lesionarme más durante todo el año, poder jugar y estar sana.

P: ¿Los resultados llegarán cuando mejore su físico?

R: La verdad es que estoy haciendo un buen trabajo físico, así que me sorprenden las lesiones. Me estoy cuidando más que nunca, trabajo con el fisioterapeuta cada día y creo que es un tema de la edad, de los cambios que mi cuerpo está haciendo.

P: ¿Todo en su carrera le está llegando demasiado joven?

R: Puede ser que venga demasiado joven pero también muy rápido. El año pasado fue muy bueno. Sabía que éste sería un año complicado después del pasado. Toca apechugar, correr, intentar jugar los máximos partidos posibles y crecer como tenista.

P: Está en la zona de jugadores rodeada de algunas de las mejores del mundo. ¿Qué siente?

R: Para mí es increíble. Hace año y medio estaba mirando este torneo por la tele y mirando a todas estas jugadoras y ahora puedo jugar contra ellas. No me lo creo a veces.

P: ¿Ha sido un cambio fácil?

R: Para nada. Hace dos días estaba jugando con chicas de mi edad y ahora con las mejores del mundo. Mi equipo me ayuda muchísimo a gestionar estas cosas, a madurar, a ordenarme, a coger hábitos y valores y me están ayudando muchísimo en estas cosas.

P: ¿Se siente cómoda tras este cambio de estatus? Ahora es también requerida para compromisos con los medios de comunicación y seguida por los aficionados.

R: Por una parte me gusta, porque veo que la gente ve cosas buenas en mí. Por otra, está claro que tienes un poco más de presión. Ves que tienes que hacerlo bien siempre. Forma parte de este deporte pero poco a poco me estoy acostumbrando.

P: ¿De este adiós en Madrid qué aprendizaje se lleva?

R: Me voy bastante triste, con impotencia. Aún estoy pensando en el partido individual que se me escapó y aún me vengo abajo.

P: La lectura de Xavier Budó, uno de sus entrenadores, fue que necesita tiempo para ser grande.

R: Creo que tiene razón. Confío mucho en todo lo que me dice.

P: ¿Cuál es su sueño?

R: Llegar a ser algún día una de las mejores tenistas del mundo. Intento soñar e imaginar que un día puedo llegar ahí. ¿Por qué no?.

Lucía Santiago/EFE.