Publicidad
Publicidad
Actualidad

El golazo de Kroos que mató al Celta

«La expulsión de Luka Modric le ha venido bien al Real Madrid porque han tenido más el balón y nos han matado con el gol de Kroos», explicaba gráficamente Iago Aspas acerca del partido. Kroos fue fundamental, por su manera de jugar y por el tanto que marcó: un tiro lejano desde fuera del área. La temporada pasada sólo hizo un gol en todo el cursó, así que ya lleva los mismos tantos con un solo partido.

Publicidad

Uno de los déficits de los centrocampistas blancos es que no marcan goles, que les cuesta llegar al área contraria y tirar. Tanto Kroos como Modric han demostrado que tienen un disparo excelente y en Balaídos, en el momento más complicado, el alemán demostró su capacidad para marcar. Normalmente lo hace de manera más sutil, casi rozando la pelota con el interior del pie, pero contra el Celta pegó un zapatazo memorable, imposible para el guardameta rival.