El doble juego de Villar

Anuncia su candidatura a la presidencia de la UEFA, pero apura los plazos para repetir en la Federación si fracasa en su intento europeo

Angel Maria Villar

Anuncia su candidatura a la presidencia de la UEFA, pero apura los plazos para repetir en la Federación si fracasa en su intento europeo

«El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, ha hecho oficial su candidatura para las próximas elecciones a la presidencia de la UEFA». Con este escueto comunicado en la web de la Federación anunciaba su candidatura a la presidencia del organismo europeo, cargo que ha ocupado de manera interina desde que fue sancionado Michel Platini. Las elecciones se celebrarán el próximo 14 de septiembre en Atenas.

Villar recibió el apoyo del Comité Ejecutivo de la UEFA durante la pasada Eurocopa, aunque no de manera oficial. Desde que tuvo que asumir el mando del organismo europeo se negó a recibir el cargo de presidente, aunque ejerciera como tal, en una muestra de respeto y apoyo a Michel Platini. A pesar de eso ya fue el encargado de presidir las finales de la Liga de Campeones y de la Eurocopa. En las últimas fechas ha jugado con la posibilidad de presentarse sin dar pistas sobre sus verdaderas intenciones. «Es un gran honor que alguien que representa al fútbol español pueda presidir el fútbol europeo», decía en la asamblea de la Federación española celebrada el pasado viernes sin dar más detalles. «El plazo acaba el día 20», aseguraba después para mantener la intriga. Ahora ya ha anunciado que intentará presidir el organismo europeo, pero no se ha desligado de la Federación.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) rechazó el reglamento electoral presentado por la Federación el pasado lunes, igual que había hecho ya el pasado mes de febrero. «La Federación mandó un reglamento electoral, le fue devuelto porque no cumplía los requisitos y ha vuelto a mandar exactamente el mismo sin rectificar ni siquiera una sola coma. La respuesta del Consejo tenía que ser la misma y a partir de ahí las conclusiones creo que no hace falta que las saque yo», aseguró ayer el secretario de Estado para el deporte, Miguel Cardenal. Ahora, la Federación debe elaborar un nuevo reglamento y, después de su aprobación, tienen que transcurrir dos meses hasta la celebración de las elecciones.

La dilación de los plazos, que pueden llevar las elecciones federativas a noviembre cuando por ley debían haberse celebrado en el primer cuatrimestre del año, pueden conceder una segunda oportunidad a Villar. Si fracasa en su intento de convertirse en el presidente de la UEFA, aún tendrá la oportunidad de regresar a casa para presentarse a las elecciones de la Federación. Sus rivales llevan tiempo preparados y tanto Miguel Galán, el primero en anunciar su candidatura, como Jorge Pérez, hasta ahora secretario general de la Federación, ya han anunciado su intención de presentarse. Pérez continúa en su cargo, aunque sin contenidos. Ni siquiera se ocupó de dirigir la Asamblea, como solía hacer. El presidente asumió el mando mientras el secretario general asistía de oyente.

Villar cumple este mes 28 años al frente de la Federación, lo que le ha convertido en el presidente más longevo del fútbol español. Si no se presenta a las elecciones presentará a un candidato alternativo. El favorito para sucederle es Marcelino Maté, el presidente de la federación castellano-leonesa. La ausencia de Villar en las elecciones federativas aumentaría las posibilidades de Jorge Pérez de suceder a su actual jefe en el cargo.

En la carrera por presidir el máximo organismo futbolístico europeo Villar tiene, por el momento dos rivales. El esloveno Aleksander Ceferin, presidente de la Federación de su país desde 2011, es el más joven de los tres –tiene 48 años– y cuenta con el apoyo confirmado de las federaciones de Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega.

El holandés Michael van Praag es el otro rival del presidente de la Federación española. El suyo es un apellido histórico en el fútbol europeo. Su padre, Jaap, fue presidente del Ajax en los años 60 y 70. Con él al mando el club holandés vivió su época gloriosa, con tres Copas de Europa consecutivas antes de vender al Barcelona a Johan Cruyff. Michael van Praag, ahora presidente de la Federación holandesa, también presidió el Ajax, con el que ganó la cuarta Copa de Europa que posee el club. Van Praag tiene 69 años, tres más que Villar.