Fútbol

Y ahora... la 9+1

El Real Madrid reforzó su moral para recibir a Guardiola y al Bayern tras ganar al Barcelona la final de la Copa del Rey
El Real Madrid reforzó su moral para recibir a Guardiola y al Bayern tras ganar al Barcelona la final de la Copa del Rey

El madridismo está eufórico y la Puerta 55 volvió a ser talismán: desde ahí se pedía la puntilla al Barça en la final de Copa y Bale clavó la estocada hasta la bandera. Una Copa más, adiós al ciclo culé y ahora... ahora a por el Bayern de Guardiola, a por la 9+1.

Fiesta en Mestalla

Hubo que esperar hasta el último minuto, pero hubo fiesta en Mestalla, vaya si la hubo... Fue una de esas noches donde la euforia incontenible te lleva a abrazarte a personas que no habías visto en tu vida gritando: «Os dije que estaba Bale».

Y Bale estaba

Lo había avisado ya: «No está Cristiano, pero tenemos a Bale». Me vino de perlas plasmarlo por escrito hace una semana, la verdad, si no más de uno podría haberme acusado de ventajista. Lo cierto es que el futbolista galés volvió a tapar bocas, esta vez con una cabalgada épica que nunca olvidaremos.

Pues sí, le dimos la puntilla

Se cumplieron los presagios de la Puerta 55: «Podemos hundir al Barcelona, Nacho», me insistíais todos antes de la final de Copa. Era la oportunidad perfecta, el momento de darles la puntilla y el Madrid supo aprovecharla de la manera más cruel: con gol del nuevo y casi en el último minuto. Está claro, el guionista del partido era «vikingo».

Obsesión independentista

Estuve en el campo y sé de lo que hablo. Por momentos, el fútbol pasaba a ser la excusa de un escenario politizado en el que la mitad de un estadio cantaba a coro «qué p... España» mientras ondeaban sus banderas independentistas. No mezclemos deporte y política, el fútbol debe servir para unir y pasarlo bien. ¿También queremos destrozarlo?

Esperando a Pep

La cuenta atrás ha comenzado: Pep Guardiola regresa al Santiago Bernabéu y muchos le están esperando. «No sólo viene Pep, es que encima entrena al Bayern», me repetía un socio de Colmenar Viejo. El reto es doble, el Bernabéu no traga con el concepto futbolístico del catalán y, además, entrena al equipo europeo que menos simpatías despierta por Chamartín. Esto yo no me lo pierdo...

Es el momento

A partir de ahora llamaremos así a la deseada «Champions»: «De la otra forma trae mal fario», me comentáis por la 55... De acuerdo entonces. El momento para conseguirla es idóneo, el club y la afición viven un idilio desde la final de Copa, todos reman en la misma dirección, está la motivación de tener enfrente a Pep y quizás... el regreso de Cristiano.

Súper Cristiano

Ése será su nuevo apodo si logra acortar los plazos y saltar al césped del Bernabéu el miércoles. La recuperación de su bíceps femoral va por buen camino y ayer acudió a entrenarse voluntariamente en Valdebebas. Es pronto para evaluar un diagnóstico, ¡pero esta máquina es capaz de todo! Si no llega, tranquilos... TENEMOS A BALE.