Ducado de Franco: El PSOE, contra un título irrevocable

Después de la polémica familiar por la herencia del título que ostentó su madre, ahora Carmen Martínez-Bordiú se enfrenta a la intención de los socialistas de frenar la sucesión del ducado

Carmen junto a sus padres, Carmen y Cristóbal Martínez-Bordiú, el día de su boda con Alfonso de Borbón
Carmen junto a sus padres, Carmen y Cristóbal Martínez-Bordiú, el día de su boda con Alfonso de Borbón

Después de la polémica familiar por la herencia del título que ostentó su madre, ahora Carmen Martínez-Bordiú se enfrenta a la intención de los socialistas de frenar la sucesión del ducado.

Cuando Francis Franco le pidió a Don Juan Carlos que el ducado que el entonces Monarca creó en 1975 para su madre, Carmen Franco, pasara a él en detrimento de sus hermanas mayores, el Rey fue tajante. Le dijo que no podía saltarse las leyes ordinarias del Estado, que son las que rigen los títulos una vez que él los concede. «Hubiera sido bonito –nos afirmaba Carmen hace semanas– que mi hermano, que se cambió los apellidos para llamarse como mi abuelo, llevara el ducado, pero me corresponde a mí y así lo he solicitado». Superado el dilema familiar a Carmen se le abre ahora otro frente. El pasado miércoles, el secretario de justicia del PSOE, Juan Andrés Perelló, presentaba en la División de derechos de Gracia del Ministerio de Justicia una alegación contra la sucesión del ducado de Franco, ya que la semana pasada se publicaba en el Boletín Oficial del Estado la solicitud, por parte de Martínez-Bordiú, de la sucesión en el título de su madre.

Al contar con 30 días hábiles para que se personen los que se consideren con mejor derecho, antes de que lo sancione el Rey, el PSOE ha considerado que ese tiempo que marcan las leyes también podría servir para hacer ruido. Pero, como dijo el ahora Rey Emérito, los títulos, una vez creados y otorgados, se rigen por las leyes ordinarias de nuestro ordenamiento jurídico, como posiblemente sabrá, si es jurista, Perelló. El socialista apela al caso de la Infanta Cristina para justificar su petición, pero vuelve a errar porque ahora no se trata de un título que pertenezca a la Casa Real, como el ducado de Palma de Mallorca, que Don Felipe revocó a su hermana, o el de Cádiz, que hace 36 años ostentó la propia Carmen Martínez-Bordiu y que regresó a la Corona sin pasar a Luis Alfonso de Borbón por obra del real decreto de 1987, que regula los títulos de la Corona.

El asunto por el que el PSOE se equivoca es que los títulos de la Familia Real se rigen por dicho real decreto y el resto de títulos, que sería el caso del ducado de Franco, lo hace por la ley de mayo de 1948 y demás leyes nobiliarias. En el escrito del PSOE también se apela a la Ley de la Memoria Histórica de 2007, pero tampoco tienen ninguna base jurídica porque solo afecta a los símbolos, monumentos públicos, ayudas y subvenciones que recuerden al franquismo, pero no a los títulos nobiliarios y menos a los otorgados por la actual Monarquía. Tampoco hay normas jurídicas para solicitar al Rey, como pide en su escrito el PSOE, que ordene la anulación del ducado de Franco, la retirada del título y la no continuidad del proceso sucesorio y que el Ministerio de Justicia paralice el proceso de sucesión. No existe ninguna norma que permita al Rey derogar o dejar sin efecto el título, más allá de lo establecido en la de 1948, para aquellas personas que tuvieran o hubieran tenido un comportamiento inadecuado. Algo en lo que Carmen Franco no incurrió. Además, nunca tuvo cargos en el régimen político anterior.

Grandeza de España

En España se pasó del franquismo a la democracia por medio de las Cortes. Jamás hemos sufrido ningún vacío legal. Esa es nuestra realidad y lo demás son demagogias. No existe base jurídica para que un título como el de Franco, creado por la Monarquía actual de una España democrática, sea suprimido.

Lo previsible es que en un par de semanas se publique en el BOE una orden ministerial, luego se mandará expedir una carta de sucesión que refrendará el ministro de Justicia y sancionará Felipe VI. Esto debería estar resuelto antes de agosto y, en ese momento, Martínez-Bordiu volverá oficialmente a ser duquesa 36 años después de serlo de Cádiz. Carmen volverá al ducado, pero esta vez con un título sancionado por un Rey y con Grandeza de España.