Los funcionarios dan 15 días a Sánchez para que les suba el sueldo

El CSIF anuncia movilizaciones si no se aprueba. Exigen al presidente que cumpla el incremento aprobado del 2% más complementos y critican que solo busque «titulares»

Los funcionarios advierten: o Pedro Sánchez cumple con su promesa de subir el sueldo a los empleados públicos este mes o comenzarán las movilizaciones. Aviso de navegantes para el presidente, al que recuerdan en voz alta sus últimas palabras de 2019: «Lo primero que haremos cuando el Gobierno tenga plenos poderes será subir las pensiones y el sueldo de los funcionarios». Lo primero ya lo han hecho, pero lo segundo no tiene fecha de resolución. Por ello, la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) ha dado al Ejecutivo dos semanas, las que quedan para la finalización del primer mes del año, para que apruebe lo pactado. «Utilizaremos todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición para hacer que cumplan con la legalidad», explicaron a LA RAZÓN fuentes del CSIF.

Suena a amenaza, aunque no parece que la sangre vaya a llegar al río. Pedro Sánchez sabe que un anuncio de este tipo tiene un impacto mediático y social muy amplio, por lo que no está dispuesto a gastar de una sola vez todo el arsenal de buenas noticias. Por ello, todo apunta a que su próximo gran anuncio será esta subida. «Nosotros no queremos crear problemas, solo pedimos que se cumpla con la ley».

Un 2% más complementos

El sindicato mayoritario de los funcionarios recuerda que se debe respetar lo acordado con el Gobierno de Mariano Rajoy en marzo de 2018, y que fue posteriormente ratificado por el propio Gobierno en funciones de Sánchez. Éste ya dio luz verde en 2019 a un incremento salarial del 2,25% y se comprometió a hacer lo mismo en 2020, con una subida mínima del 2% en cuanto dejara de estar el Ejecutivo en funciones. Algo que, de momento, no ha cumplido. Los empleados públicos esperaban que una de las primeras medidas tomadas por el Consejo de Ministros fuera cumplir con la promesa de elevarles el sueldo. Pero la política del «poco a poco» del presidente ha aplazado la decisión. «Tenemos 1.400 días para trabajar», dijo tras el primer Consejo de Ministros.

Desde el CSIF lo tienen claro. «No queremos que esto se convierta en un circo mediático en el que el presidente solo busque los titulares en la Prensa». Ahora mismo, el Gobierno dispone de tres oportunidades para cumplir con las exigencias de los funcionarios: los consejos de los próximos 21 y 28 de enero y la sesión extraordinaria prevista para hoy. «Creemos que es tiempo suficiente para aprobarlo».

Con la subida de los empleados públicos y la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las arcas públicas deberán hacer frente a un gasto de entre 3.000 y 4.500 millones. Son cifras recogidas en el II Acuerdo para la Mejora del Empleo Público firmado por las tres grandes centrales sindicales (CSIF, UGT y CC OO). En él se establecía que los funcionarios disfrutarían de una subida fija del 2% a la que tendría que sumarse otro 1% adicional bajo condicionantes –que el PIB en 2019 crezca más del 2,5%, algo que no se ha producido– y un 0,3% de fondos adicionales.

UGT quiere ya la subida del SMI

La otra gran medida prometida que sigue pendiente de aprobación es la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Su consecución va a ser más comprometida. Sánchez no quiere comenzar el diálogo social con enfrentamientos con la patronal y los sindicatos, y evitará tomar decisiones unilaterales como hizo en su anterior Gobierno, tras subir el SMI a 900 euros. Sánchez ha confirmado esta semana que se reunirá con todos los interlocutores para escuchar sus propuestas, aunque el presidente ha dejado marcada una línea sobre la que negociar: alcanzar el 60% del sueldo medio en España. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, advirtió ayer de que no aceptará que se retrase dicha subida hasta el final de la legislatura. Su objetivo es alcanzar un acuerdo que sitúe el SMI en 1.250 euros en 2023, con un plan progresivo de incrementos anuales que partirán desde los 1.000 euros netos al mes.