¿Cómo integrar a los nuevos empleados en mitad de una pandemia?

La figura del “buddy” o colega es fundamental para llevar con éxito un “onboarding” virtual. El confinamiento ha puesto a prueba a las empresas en cuanto a su transformación tecnológica

Luisa firmó un contrato de trabajo una semana antes de que se decretara el Estado de Alarma y de que a la gente se le pidiera quedarse en su casa. Su aterrizaje en la empresa no ha sido el habitual, en el que uno pisa la moqueta de su nuevo despacho, sino que ha sido un aterrizaje forzosamente virtual y, por tanto, los esfuerzos por convertir su experiencia de bienvenida a la empresa, el «onboarding», tienen que redoblarse para ser lo más «wou» posible. Siete de cada diez profesionales no tiene un buen recuerdo de su fase de aterrizaje en la empresa, según los resultados de una encuesta de Headway Executive Search España a 1.200 directivos. «Ante esta situación es clave entender que el momento de incorporación es sustancial en la experiencia de los empleados. Y es que, tras un periodo de ilusión, pero también de dudas, la persona que elige afrontar un nuevo reto en nuestra empresa llega cargada de expectativas y, dependiendo de lo bien o lo mal que le acojamos, el ‘‘gap’’ entre lo que espera vivir y lo que vive en realidad será mayor o menor», sostiene José Luis Pascual, socio director de Experiencia del Empleado de Lukkap.

El «onboarding» online no necesariamente tiene que ser peor que si fuera presencial, a pesar de ser los españoles una sociedad a la que le gusta el contacto físico. Si antes uno se tomaba el café con los nuevos compañeros, ahora lo podemos hacer desde casa, gracias a la tecnología. ¿Quién no está utilizando durante esta etapa de confinamiento herramientas como Zoom, Skype, Meet... o tantas otras para mantener reuniones telemáticas? «Son alternativas al ‘‘face to face’’. Si antes conocer la empresa nos permitía captar su esencia, sus valores, etc., nuestro reto ahora es trasladar ese primer contacto al mundo online organizando, por ejemplo, un café virtual, en el que el nuevo pueda poner cara a todos sus compañeros y hablar con ellos de manera distendida», explica Marc Conesa, Associate Senior Manager Page Personnel.

Nuestro primer día

El primer día en la empresa es el momento en el que el nuevo empleado debería recibir toda la información y formación necesarias para desempeñar su labor, puesto que no contar con ello es uno de los factores que podrían romper su «luna de miel» con la nueva empresa y en consecuencia pedirle el divorcio. En este aspecto, Conesa señala la importancia de organizar un programa de videoconferencias con aquellas personas de la compañía encargadas de explicar los procesos y herramientas que, «el nuevo», deberá utilizar en su día a día. «Toda una prueba de fuego para medir el grado de implantación de la tecnología en la empresa».

Otra de las claves para un buen «onboarding» es hacer sentir al nuevo empleado que le estábamos esperando. «En los primeros días en una compañía lo desconocemos todo y, existe una diferencia, entre tener que ir descubriéndolo poco a poco, o tener a alguien de confianza que nos ayude, sin que nos sintamos mal por preguntar. Para ello se recurre a la figura del “buddy” o colega, y esto se tiene que mantener en estos tiempos de incertidumbre», explica el experto de Lukkap. Algo en lo que coincide Natalia Iglesias, directora de formación de Adecco. «Es importante ofrecer formación con diferentes compañeros e incluso con homólogos de otras provincias que hacen el mismo trabajo».

La organización y la coordinación son fundamentales para no tirar por la borda todo el trabajo que conlleva atraer talento. «En un contexto como el actual, las empresas deben saber comunicar (mejor que nunca) los retos a los que se enfrentan, y esto incluye también incluir a cualquier empleado en sus comunicados, incluso a aquellos a los que no les afecte una decisión concreta. Si éstos disponen de una visión global de la empresa, estarán más comprometidos y se sentirán mejor integrados porque entenderán que forman parte de un engranaje y que por tanto todos pueden contribuir en la dirección que va a tomar la empresa", señala Pierre-Gaël Pasquiou, «head of Business de Welcome to the Jungle.