¿Cómo son los nuevos ERTE que propone el Gobierno?

El Ejecutivo espera una respuesta de patronal y sindicatos a su última propuesta para prorrogar los ERTE. Su intención es aprobarlo en un Consejo de Ministros extraordinario el viernes

Patronal y sindicatos estudian ya la última propuesta del Gobierno para extender los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre. Será la cuarta en menos de dos semanas, que suman una larga lista de desencuentros, que han puesto al borde del fracaso el diálogo social. Pero todo apunta a que mañana habrá acuerdo. Ejecutivo y agentes sociales saben que se les acaba el tiempo y deben lograr un acuerdo antes de que expire la vigencia de la actual regulación de los ERTE vinculados a la crisis del coronavirus, el 30 de junio. Todo apunta a que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tendrá que convocar un Consejo de Ministros extraordinario el próximo viernes para llegar a tiempo de dar luz verde a un nuevo decreto ley. Pero, de momento, el Gobierno ha hecho una oferta básica: mantener los ERTE de fuerza mayor pero de forma parcial, eliminar los de fuerza mayor total y propiciar su transformación hacia expedientes por causas objetivas –los que se engloban en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción–, pero en condiciones ventajosas, tanto en exoneraciones de cuotas como en beneficios para los trabajadores.

La pandemia ha batido todos los registros históricos en materia laboral. Casi 3,4 millones de trabajadores llegaron a estar afectados afectados por ERTE en el punto álgido del estado de alarma. Fue más del 24% de los afiliados al Régimen General. Esto significó un gigantesco desembolso que disparó el número de prestaciones por desempleo, que llegó hasta los 5,2 millones, otra nueva marca histórica, con una nómina de 4.500 millones de euros, casi un 200% más que hace un año

Por esta razón, el Gobierno no quiere una desescalada laboral desordenada ni una vuelta al trabajo en la que se queden por el camino cientos de miles de puestos de trabajo. Por ello, necesita una acuerdo para que no le vuelvan a acusar de falta de diálogo y prepotencia en sus decisiones. Así, la última oferta presentada el martes parece haber conquistado a los representantes sindicales, aunque no tanto a la patronal. Los cambios introducidos en la última propuesta han generado una propuestas que tiene las siguientes características principales:

1. Mantener los ERTE de fuerza mayor parcial recogidos en el decreto 18/2020, pero eliminar los de fuerza mayor total, es decir, que las pymes ya no podrán exonerar el 100% de las cotizaciones, y las grandes, el 75%.

2. Ahora, las empresas de más de 50 trabajadores tendrán una exoneración del 30% para los empleados que se mantienen en el ERTE y del 45% para los que regresan a la actividad -estos porcentajes serán del 40% para los que están en ERTE y del 65% para los que vuelven a su actividad en el caso de empresas de menos de 50 trabajadores.

3. Se mantienen las condiciones favorables en las prestaciones por desempleo para los trabajadores, tanto en ERTE de fuerza mayor como por causas objetivas -contador a cero y la no exigencia de periodo de carencia.

4. También se mantienen los ERTE de fuerza mayor parciales y se facilitará el tránsito de uno de fuerza mayor a otro por causas objetivas, gracias a que estos últimos contarán con exenciones de cuotas.

5. Las empresas en ERTE no podrán pedir horas extra a sus trabajadores ni contratar o externalizar trabajo.

6. Se elevará el porcentaje de las exoneraciones empresariales de cotizaciones tanto para los trabajadores que están en ERTE como para los que vuelven a la actividad.

7. El Gobierno mantiene la cláusula de protección del empleo durante seis meses para evitar despidos, pero desecha la figura de Comisión Tripartita de seguimiento (algo criticado desde los sindicatos).