Actualidad

Varapalo a la Comisión Europea: Apple no tendrá que pagar 13.000 millones en impuestos atrasados

La Justicia europea anula la multa impuesta por Bruselas. Según el fallo, el Ejecutivo comunitario no ha demostrado que hubo una ayuda selectiva al gigante tecnológico por parte del Gobierno irlandés

Thumbnail

Varapalo a la Comisión Europea y su ofensiva contra la laxitud fiscal de algunos países europeos para facilitar la implantación de multinacionales. El Tribunal General de Justicia de la Unión Europea acaba de anular de la decisión de Bruselas por la que se obligaba a Apple a devolver 13.000 millones de euros en , presuntamente, impuestos impagados. La justicia europea concluye que el acuerdo al que Dublín llegó con la multinacional de Cupertino no fue el resultado de medidas “discrecionales llevadas a cabo por las autoridades fiscales irlandesas” y , por lo tanto, esto no supuso ventajas selectivas para la compañía.

Según la investigación llevada a cabo por la Comisión Europea, Apple recurrió a un sofisticado engranaje por el que obligaba a todas las tiendas que vendían sus productos en suelo europeo, y también en Asia, a transferir sus beneficios artificialmente a las sociedades mercantiles irlandesas del grupo Apple (Apple Sales International y Apple Operations Europe) radicadas en Cork, una zona deprimida hasta la llegada de esta multinacional, que emplea a 6.000 personas en el país. Este esquema, no basado en la generación real de ingresos –cuestionable, pero no ilegal– no terminaba aquí. Estos beneficios imponibles de estas dos sociedades eran después trasladados a las denominadas «administraciones centrales», que en la práctica operaban como auténticas empresas fantasma.

La Dirección de Competencia del Ejecutivo comunitario acusa a Apple de que estas oficinas tan sólo existían sobre el papel y que, por lo tanto, eran incapaces de generar beneficios al no poner en marcha actividades mercantiles de ningún tipo ni contar con empleados para llevarlas a cabo. No estaban radicadas en ningún país, tampoco en Irlanda y, por lo tanto, sus actividades no estaban gravadas con ningún tipo de impuesto. Según Bruselas, esto supone que Apple tan sólo gravara con un 1% sus beneficios generados en toda Europa en el año 2003 y que esta cantidad fuera reduciéndose progresivamente hasta alcanzar la cantidad minúscula del 0,005% en 2014. De esta forma, la multinacional de la manzana tan sólo pagó unos 50 euros por cada millón que lograba de beneficios.

Aunque la justicia europea comparte la preocupación del ejecutivo comunitario por la opacidad de ciertos acuerdos ( tax ruling) entre Estados y multinacionales, considera que en este caso no ha quedado probado que estas sociedades mercantiles del grupo fueran beneficiadas con una “ventaja económica selectiva” y, por lo tanto, con una ayuda de Estado ilegal tal y como prohíben los Tratados europeos.

Según la corte europea, la Comisión Europea debería haber probado al imponer esta multa de 13.000 millones de euros por impuestos impagados, que los ingresos de Apple Sales International y Apple Operations Europe representaban el “valor de las actividades llevadas a cabo por estas filiales irlandesas”

De todas formas, la guerra entre la Comisión Europea y Apple no ha terminado. Esta decisión es recurrible ante el Tribunal de Justicia de la UE, la última instancia y el ejecutivo comunitario abrió una investigación en el mes de junio contra la multinacional de Cupertino por presunto abuso de su posición de dominio en el mercado a través de las aplicaciones App Store y el sistema de pagos Apple Pay.