Cómo funciona una cuenta joven

Solo el 60% de los bancos españoles comercializan cuentas corrientes para menores de edad, según Helpmycash. En algunos casos, el titular puede disfrutar de esta cuenta hasta los 31 años

Padres paseando con sus hijos por el Parque de María Luisa de Sevilla
Padres paseando con sus hijos por el Parque de María Luisa de SevillaEduardo Briones / Europa Press Europa Press

Los más pequeños de la casa aprenden sobre la importancia del ahorro con su primera hucha. En esa pequeña lata de metal o de cerdito de barro cocido depositan su primera paga o las monedas que les dan sus abuelos. Con el paso de los años, esas monedas se convierten en billetes y llega el momento de optar por otro método de ahorro más eficiente. Abrir una cuenta joven es el siguiente paso. Además, los bancos suelen contar con ofertas muy atractivas para los clientes de corta edad. Estas se caracterizan por la ausencia de comisiones, transferencias y retiradas de efectivo gratuitas y la posibilidad de contar con una tarjeta también de forma gratuita. No obstante, existen muchas dudas sobre cuál es la edad mínima y la edad límite para tener una de estas cuentas, qué operaciones pueden hacer los hijos de forma independiente y hasta dónde llega el control de los tutores legales. El comparador online Helpmycash resuelve estas dudas.

¿Qué es una cuenta joven?

Es un tipo de cuenta bancaria enfocada a un público de entre 14 y 31 años, suelen ser cuentas sin comisiones, ofrecen múltiples descuentos, algunas permiten acceder al Carné Joven financiero y no exige ingresos ni vinculaciones. Por otro lado, el estudio llevado a cabo por Helpmycash para analizar la oferta de productos bancarios para menores de edad en 15 bancos españoles revela que “solo el 60% de los bancos españoles comercializan cuentas corrientes para menores de edad”, el 73% les ofrece una tarjeta y únicamente el 67% de las entidades les da la posibilidad de acceder a la banca a distancia para que revisen sus movimientos o su saldo. 

¿Cómo debe ser la cuenta joven ideal?

Aunque de nuevo los rasgos variarán en función de cada entidad, estos son los requisitos de una cuenta joven ideal, según el comprador Helpmycash: no cobrar ningún tipo de comisión; las transferencias dentro de la zona euro deben ser gratuitas; la tarjeta de débito asociada ha de ser gratis; debe ofrecer retiradas en España y el extranjero gratis y descuentos propiciados por el carné joven.

¿Qué permite hacer una de estas cuentas?

Dependerá de si el titular es menor o mayor de edad. Si es menor, tan solo tendrá acceso a la banca electrónica a nivel de consultas, el carné joven y, en algunas casos, nada. No obstante, el representante legal del titular de la cuenta joven podrá realizar el 100% de la operativa que permita la cuenta corriente, como: domiciliación de la nómina y de recibos; retirar efectivo de cajeros automáticos; transferencias bancarias y traspasos entre cuentas; emisión de tarjetas de débito y/o de crédito asociadas a la cuenta; ingresos de dinero y contratación de otros productos asociados a la cuenta. Cuando el titular alcance la mayoría de edad también podrá acceder a estas funciones. Si la cuenta joven es una cuenta de ahorro su operativa se basará en el ingreso y el reintegro de dinero y en la posibilidad de hacer transferencias y/o traspasos. Además, por lo general, se obtiene rentabilidad por el dinero depositado en ella.

¿Cuáles es la edad mínima?, ¿y la máxima?

Entre los 14 y 31 años. Algunos bancos también permiten abrir cuentas para menores de 14 años. “Sin embargo, este tipo de oferta es algo limitada” y no está disponible en todas las entidades bancarias, subraya Helpmycash. En el otro extremo, la edad media en la que el banco deja de considerar joven a un cliente son los 29 años, “aunque en algunos bancos el límite lo fijan a edades tempranas (24 años) y, en otras, es posible disfrutar de los beneficios de una cuenta joven hasta pasados los 30 años.

En caso de que el titular sea menor, el padre, madre o tutor legal puede contratar la cuenta joven en la sucursal presentando el DNI del representante legal, el DNI del menor y el libro de familia. Si ya es mayor de edad al abrir una de estas cuentas,la mayoría de bancos permiten realizar la apertura de una cuenta a través de los canales digitales, es decir, a través de la banca móvil, la banca online o de la banca telefónica y, obviamente en cualquier de sus sucursales.

¿Qué ocurre si se sobrepasa la edad límite?

Al alcanzar la edad límite, una cuenta se convertirá en una cuenta corriente normal del banco o incluso una cuenta nómina en caso de que disponga de una y la tenga domiciliada. Esto puede implicar una pérdida de todas las ventajas, advierte Helpmycash. En caso de que las condiciones de la nueva cuenta no le satisfagan, “lo más conveniente será cambiar de entidad”, añade.

¿Puede un menor disponer de tarjeta?, ¿y de Bizum?

La mayoría de bancos permiten asociar una tarjeta, eso sí, de débito o prepago. La edad mínima suele ser a partir de los 14 años, aunque hay otra buena parte de los bancos que sitúan este mínimo en los 16 años, por ejemplo, Abanca. Estas tarjetas bancarias podrán usarse tanto en establecimientos como en tiendas online. Sin embargo, si el titular es menor, no todos los bancos permiten asociarlas a los medios de pago móviles (Apple Pay, Samsung Pay, Wallet de la entidad o Bizum). De hecho, Bizum solo puede ser usado por mayores de edad. Sin embargo, ING, con su app Twyp, permite a los mayores de 14 años pagar en comercios con el móvil, sacar dinero de ellos a modo de cajero y recibir dinero en su cuenta Twyp incluso aunque no sean de ING.