Los funcionarios amenazan con la huelga y anuncian una gran marcha el 30 de septiembre

CSIF y UGT anuncian protestas para que el Estado pague la subida salarial pactada con 40.000 laborales de la Administración

Los funcionarios inician las movilizaciones para forzar al Gobierno a cumplir con sus compromisos y amenazan abiertamente con la huelga. La Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) y UGT han anunciado protestas que derivarán en una gran marcha y una posible huelga para exigir el cumplimiento del IV convenio Único para el Personal Laboral de la Administración General del Estado, que recogía un pequeño incremento retributivo para los laborales para paliar la “tremenda brecha salarial entre el personal laboral y el funcionario”. “El desprecio mostrado por la negociación colectiva y la inactividad deliberada de la Administración, al no proceder al encuadramiento en los nuevos grupos profesionales de los trabajadores, busca solamente no tener que realizar el pago comprometido, algo que causa perjuicios a estos trabajadores, unos 40.000, entre ellos no cobrar el sueldo que les corresponde desde el 1 de enero de 2019”, ha afirmado Milagros Dorronzoro, secretaria de Negociación de CSIF.

“No estamos reclamando ningún incremento retributivo. sino que se cumplan las condiciones pactadas. Somos muy conscientes de la situación que está sufriendo el país. Solo reclamamos el salario real que deberían de estar cobrando los trabajadores laborales de la AGE”, ha añadido

Gabriel Filipini, responsable de Negociación de Covenio Único de AGE de FeSP-UGT, ha calificado de “trampa que se ensaña con los más desfavorecidos” el comportamiento del Gobierno y ha anunciado una gran manifestación el 30 de septiembre, “dependiendo de la postura de la Administración”. “Pero no nos detendremos aquí, habrá más marchas y el llamamiento a la huelga del personal de la AGE”

Este primer asalto entre los funcionarios y el Gobierno socialcomunista se inscribe dentro de los globos sonda lanzados por la rama socialista del Ejecutivo, que advirtió la pasada semana de que se contempla una congelación del sueldo de los empleados públicos en los futuros Presupuestos.

CSIF denuncia que los empleados públicos arrastran una pérdida del poder adquisitivo de entre el 12,9% y el 17,9% desde 2010, por lo que reivindicará un acuerdo de legislatura que contemple una recuperación progresiva de la estructura salarial previa a 2010, que equipare las retribuciones entre administraciones y un plan de recursos humanos para reforzar las plantillas donde sea necesario.

Asimismo, el sindicato mantiene su demanda de establecer una jornada de 35 horas y de manera urgente en una regulación del teletrabajo y la solución al problema de la temporalidad.

CC OO también ha anunciado que incrementa las movilizaciones de la campaña ‘Cumple sin recortes’, que se inició en junio, para denunciar los retrasos en la ejecución de los acuerdos firmados por el Gobierno en el ámbito de la Administración General del Estado (AGE), “que acumulan más de un año y medio de demora”.

Así lo ha señalado en un comunicado, donde ha señalado que habrá concentraciones en Granada, Sevilla, Cádiz y Málaga como continuación a las protestas que pusieron en marcha en Madrid y que se extenderán al resto de provincias durante las próximas semanas “ante los flagrantes incumplimientos”.

Entre los incumplimientos se encuentran los recortes salariales por la no aplicación del IV Convenio Único para el personal laboral, la “dejadez” en la ejecución de las Ofertas de Empleo Público y de estabilización, la paralización de la negociación del III Plan de Igualdad, la distribución de los fondos adicionales 2018-2020 o el desarrollo del Estatuto Básico del Empleado Público mediante la Ley de Función Pública AGE.