Plata, platino y paladio, los otros metales preciosos para invertir

Por encima de lo previsto fue el incremento de la demanda de plata de inversión, que aumentó un 16% en 2020. El dato supera en nueve puntos porcentuales la previsión de crecimiento

Los expertos creen que la onza troy de plata puede superar los 30 dólares
Los expertos creen que la onza troy de plata puede superar los 30 dólares

El oro es el metal precioso por excelencia utilizado como vehículo de inversión, pero, ni mucho menos, el único. La plata, el platino o el paladio son otras de las materias primas que se cotizan en los mercados.

Quizá la plata sea el metal que ha adquirido protagonismo en las últimas semanas como consecuencia de los movimientos realizando los miembros de Reddit, el mayor foro digital de Estados Unidos. Si su primera actuación fue poner patas arriba Wall Street tras resucitar las acciones zombis de compañías como GameStop, después, pusieron en su punto de mira la plata. Las compras masivas elevaron la onza del metal por encima de los 29 dólares. Sin embargo, se trató de un movimiento puntual que pronto estabilizó su precio en el entorno de los 26 dólares.

Tomás Epeldegui, director general de Degussa en España, la compañía de referencia en Europa en el comercio de oro físico de inversión y otros metales precioso, resta importancia al fenómeno de Reddit, al considera que, al tratarse de un mercado internacional que mueve unos elevadísimos volúmenes, su cotización es mucho más difícil que alterar que la una empresa concreta que, además, sólo se negocia en el mercado estadounidense.

Independientemente de estos movimientos extraordinarios, lo cierto es que la plata ha tenido una progresión alcista en los últimos meses y los expertos esperan que pueda seguir haciéndolo en los próximos. El pasado año se revalorizó un 47%, según The Silver Institute, la asociación internacional que integra a todos los miembros de la industria de la plata, desde mineras a refinerías, pasando por proveedores de lingotes, fabricantes de productos de plata y mayoristas de productos de inversión. La onza troy de plata comenzó 2020 en 18 dólares y con una previsión de The Silver Institute para todo el ejercicio de 18,40 dólares. Sin embargo, este pronóstico tuvo que ser revisado a mediados de año, elevándolo hasta los 21 dólares. Pero el recorrido de la plata para inversión no concluyó ahí, ya que, a diciembre de 2020, llegó hasta los 26,4 dólares, un 46,6% más, y los analistas apuntan que en 2021 puede superar los 30 dólares.

También por encima de lo previsto fue el incremento de la demanda de plata de inversión, que aumentó un 16% en 2020. El dato supera en nueve puntos porcentuales la previsión de crecimiento que este organismo había hecho para todo el año, que era de un 7%.

Estas mayores peticiones de plata de inversión contrasta con la caída para su uso en joyería del 7% debido al parón económico a nivel mundial causado por la pandemia de la COVID-19. También, como consecuencia del coronavirus, descendió la demanda para la industria, un 7%; para fotografía, un 10%, y para fabricación de cuberterías, un 9%. Todo ello provocó una caída de la demanda global de un 3% respecto al año anterior. También la oferta fue inferior en un 4% a la de 2019, de acuerdo con los datos de este instituto.

Ya en 2019, la demanda mundial de plata aumentó un 0,4% y la de plata de inversión un 12%, lo que evidencia la importancia de la demanda institucional, de los inversores minoristas y la industrial, especialmente del sector del automóvil y del fotovoltaico, afectados todos ellos en 2020 por el parón económico provocado la COVID-19.

«Al igual que el oro, la plata se ha convertido en un valor refugio como cobertura contra la inflación. Aunque es un valor menos estable y más volátil que el oro, lo volúmenes que se mueven en el marcado son muy altos, lo que hace prever revalorizaciones en los próximos meses», expone Epeldegui.

Junto al oro y la plata destaca otros metales preciosos, como el platino o el paladio. No obstante, su demanda y evolución no está ligada tanto a la inversión (adquisición en forma de barras o lingotes) o la joyería como a la demanda industrial principalmente de la industria automovilística y fotovoltaica.

Aunque en un principio estos materiales se utilizan para fabricar los catalizadores de vehículos para reducir la emisión de gases contaminantes. De hecho, aproximadamente el 40% de todo el platino que se explota en el mundo se utiliza para este fin. La penalización a los motores de propulsión de derivados del petróleo, especialmente el diésel, provocó una caída de la demanda que, no obstante, se ha visto compensada por nuevos usos y aplicaciones, como las baterías de coches de hidrógeno.

En el caso del paladio, aparte de la industria automovilística (es capaz de absorber hasta 900 veces su propio volumen en hidrógeno molecular), también es un elemento muy apreciado en electrónica por su versatilidad.

Así pues, su cotización está muy vinculada a la evolución de la industria. Esto es evidente en el comportamiento que ha tenido en los últimos meses. Como consecuencia del coronavirus, hubo una depreciación del valor de estos metales preciosos en marzo, debido a la caída de la demanda por el parón de la actividad industrial. A partir de junio, experimentaron incrementos a medida que la industria comenzaba de nuevo a despuntar. Desde los mínimos que marcaron el pasado mes de marzo, el platino y el paladio se han apreciado un 89% y un 50%, respectivamente y lo expertos pronostican que continúen aumentando en los próximos meses.