Díaz presenta la Ley de Riders con las asociaciones de repartidores protestando ante el Ministerio

Acusan a la ministra y a los agentes sociales de ningunearles y dejarles al margen de la negociación. “Esta ley va a dejar a muchos riders sin trabajo”, advierten

Varias asociaciones de riders protestaron a la vez que Díaz presentaba la nueva ley
Varias asociaciones de riders protestaron a la vez que Díaz presentaba la nueva leyPaul White

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha presentado hoy en rueda de prensa el acuerdo alcanzado a última hora de la noche de ayer con los sindicatos CC OO y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme para regular la situación laboral de los repartidores de plataformas digitales, conocidos como ‘riders’. Pero lo ha hecho a la vez que una multitudinaria concentración de estos trabajadores cargaba contra este acuerdo a las puertas de su Ministerio y denunciaban que se había hecho sin contar con ellos.

Convocados por varias plataformas y asociaciones de riders, estos repartidores han cargado contra una norma que “dejará a muchos sin trabajo. Aquellos que realmente son autónomos y que tienen varios empleos, aquellos que lo combinan con otro proyecto o la familia, aquellos que lo han utilizado para entrar al mercado laboral porque en todas partes les decían que no, aquellos que acaban de llegar al país y tienen muchas puertas cerradas. Todos estos, fuera, a la calle de golpe”, han advertido los representantes de RepartidoresUnidos.org y APRA, que están a la espera de conocer si el documento final “se aprobará por decretazo o si pasará por el Congreso de los Diputados. En este segundo caso, iniciaremos una nueva campaña dirigida a los diputados para que comprendan que su no es el último salvavidas del sector”.

En el texto acordado por las partes se reconoce la presunción de laboralidad de los trabajadores que prestan servicios retribuidos de reparto a través de empresas que gestionan esta labor mediante una plataforma digital, en línea con la sentencia que dictó el Tribunal Supremo en septiembre de 2020, en la que establecía que los repartidores son trabajadores por cuenta ajena y no autónomos. Además, el acuerdo, que se circunscribe al colectivo de repartidores, contempla que la representación legal de los trabajadores deberá ser informada de las reglas que encierran los algoritmos y los sistemas de inteligencia artificial que pueden incidir en las condiciones laborales por las que se rigen las plataformas, incluyendo el acceso y mantenimiento del empleo y la elaboración de perfiles.

En concreto, el texto dice que se recogerá en el Estatuto de los Trabajadores que las empresas deberán informar de los parámetros, reglas e instrucciones en los que se basan los algoritmos o sistemas de inteligencia artificial que afectan a la toma de decisiones que pueden incidir en las condiciones de trabajo, el acceso y el mantenimiento del empleo, incluida la elaboración de perfiles. El texto del acuerdo señala que el Real Decreto-Ley que recoge la norma entrará en vigor a los tres meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Nada de lo aprobado ha convencido a los riders que se han dado cita a las puertas del Ministerio ya que se sienten “ninguneados. Es inadmisible y una vergüenza que no hayan contado con nosotros. Ni siquiera han escuchado nuestras propuestas. El portavoz de RepartidoresUnidos, Gustavo Gaviria, ha recordado que en todo momento les han impedido formar parte de las negociaciones. “Hemos enviado peticiones de reunión hasta siete veces y hemos salido más de 2.000 personas a la calle en tres ocasiones para expresar que no estamos de acuerdo, y que esto tendrá un impacto muy negativo para nosotros. Y nadie nos ha escuchado”, ha lamentado. Por su parte, el presidente de APRA, Jordi Mateo, ha señalado que el colectivo de repartidores están “enfadados, decepcionados y nos sentimos ninguneados. Si queda algo por hacer, seguiremos insistiendo. Esto no es la Ley Rider, es la Ley Anti Rider”.

El acuerdo llega después de que el Ministerio que dirige Yolanda Díaz y los interlocutores sociales hayan trabajado en esta nueva Ley durante el último año, cuando la ministra aseguró que la regulación de la actividad de los repartidores de acuerdo a la legislación laboral iba a hacerse con urgencia. “Esta es una ley buena para estos trabajadores, para preservar sus derechos”, concluyó la ministra.