Entrevista de trabajo: ¿qué tipo de pruebas me pueden hacer durante un proceso de selección?

Test previos en los que resolver supuestos prácticos, entrevistas por videollamada, conversaciones en inglés e incluso evaluaciones a través de videojuegos son algunas de ellas

Videollamada de trabajo
Videollamada de trabajo FOTO: Fotografía de archivo

Test previos en los que resolver supuestos prácticos, entrevistas por videollamada, presenciales, conversaciones en inglés, y cuando se podía, hasta entrevistas en grupo para comprobar la capacidad de trabajar en equipo y resolver problemas. Todo el que ha buscado trabajo alguna vez en su vida se han tenido que enfrentar a alguna de estas pruebas durante un proceso de selección. Sin embargo, más allá de las habituales, hay otras menos conocidas para las que también es conveniente estar preparado. Robert Walters, consultora especializada en búsqueda y selección de mandos intermedios y directivos a nivel global, recopila y explica las ocho pruebas más empleadas en la actualidad por las compañías para sus procesos de selección.

1. Evaluación técnica

Se centra en el conocimiento técnico (a menudo a través de preguntas de opción múltiple) y en la capacidad técnica (a través de desafíos o escenarios basados en el trabajo). Esta prueba le proporciona información al responsable de selección sobre cómo abordan los problemas y construyen su propio proceso de pensamiento cada uno de los candidatos.

2. Evaluación basada en un caso práctico

El objetivo de esta evaluación es saber si está capacitado para desempeñar las funciones del puesto. Durante la prueba se pueden recrear escenarios de lugares de trabajo muy realistas, como por ejemplo, la evaluación de la voz y de la actuación de un candidato que esté postulando para un centro de atención al cliente (call centers). En el caso de un periodista que quiera trabajar en un radio, es común que le hagan locutar una noticia.

3. Evaluación basada en videojuegos

En lugar de responder a preguntas de opción múltiple o de realizar pruebas escritas, los participantes interactúan a través de un juego digital que los evalúa a través de miles de puntos de información. La naturaleza divertida de los juegos suele generar altas tasas de respuesta por parte de los candidatos, lo cual es clave para poder elegir finalmente al profesional más adecuado.

4. Evaluación de encaje cultural

Las empresas que defienden unos valores y principios sólidos quieren que sus trabajadores sean el vivo reflejo de ello. En este sentido, la evaluación cultural tiene como fin identificar a aquel profesional que coincida en mayor medida con la misión, aptitudes y virtudes de la empresa contratante.

5. Evaluación por vídeo

Las entrevistas por videollamada ya forman parte del día a día desde el inicio de la Covid-19. Este tipo de prueba de evaluación permite hacer una entrevista convencional sin necesidad de desplazarse. “Hoy en día, existen diferentes pruebas digitales que complementan y sirven de apoyo a las empresas durante sus procesos de selección, pero la creatividad, la empatía y la curiosidad son posiblemente las habilidades más importantes para la fuerza laboral del futuro y paradójicamente, también son las habilidades más difíciles de valorar por las compañías a través de la tecnología”, comenta Ignacio Hernández, Director en Robert Walters Barcelona.

6. Evaluación heredada

Esta categoría es un “popurrí” de las pruebas y metodologías de evaluación más tradicionales, tratándose habitualmente de un test basado en preguntas estándar de opción múltiple. A menudo también incluye preguntas de razonamiento verbal y numérico.

7. Evaluación psicométrica/de aptitud

También conocidas como pruebas de aptitud, las pruebas de tipo psicométrico evalúan la capacidad cognitiva o la personalidad del profesional. Estos son populares entre las compañías que buscan predecir el potencial y evaluar una gama relativamente amplia de habilidades durante el proceso de selección, desde la cognición, el conocimiento, hasta la personalidad de los diferentes postulantes.

8. Evaluación de idiomas

Saber inglés, aunque sea a un nivel básico, es esencial casi en cualquier puesto de trabajo. Dominar un segundo idioma siempre es un valor añadido, y controlar alguno más como francés, alemán, italiano o portugués le resultará muy útil si busca trabajo en hostelería, turismo y comercio.

Millones de profesionales han sido sometidos a pruebas de idiomas durante estos últimos años. Sin embargo, desde 2015 existen tecnologías cada vez más avanzadas que han permitido a los responsables de selección no solo comprender el vocabulario y la comprensión del idioma del candidato, sino también sus habilidades de comunicación oral, incluido el acento y sus habilidades de discurso (compartir y vincular ideas de manera coherente), explican desde Robert Walters.