Abertis invierte 1.000 millones para situar a Chile como su tercer mercado

El país aportará el 11% de su Ebitda tras lograr el control de tres autopistas en seis meses.

La Autopista Central tiene una intensidad media diaria de 81.037 vehículos
La Autopista Central tiene una intensidad media diaria de 81.037 vehículos

El país aportará el 11% de su Ebitda tras lograr el control de tres autopistas en seis meses.

Chile se ha convertido en la nueva joya de la corona de Abertis en Surámerica. Aunque en Brasil gestiona 3.250 kilómetros de autopistas de peaje, los 771 kilómetros que opera en el país andino le reportarán el 11% de su Ebitda –beneficio antes de impuestos y amortizaciones–, porcentaje sólo inferior al de Francia y España. Para incrementar el peso de su negocio chileno, la concesionaria ha invertido en los últimos seis meses 1.082 millones de euros con los que ha logrado el 100% del control de tres autopistas de las que antes controlaba la mitad.

La operación más importante la ha cerrado esta misma semana al comprar la mitad que tenía el fondo canadiense Alberta Investment Management Corporation (AIMco) en la Autopista Central, la mayor del país con una intensidad media diaria de 81.037 vehículos. La transacción se ha cerrado por 948 millones de euros. Este activo tendrá un impacto anual aproximado de 220 millones de euros en ingresos y 160 millones de euros en Ebitda. Con esta adquisición, Abertis ha duplicado el tamaño de su negocio en Chile, que ha pasado a ser su tercer mercado en términos de beneficio bruto, con el 11% del total, frente al 6% que aportaba antes.

Otras dos operaciones

En julio, siguiendo una estrategia similar, la compañía española llegó a un acuerdo de compraventa con el Fondo de Inversión Público Penta Las Américas Infraestructura I y el Fondo de Inversión Público Penta Las Américas Infraestructura II, para la adquisición del 50% de Infraestructura Dos Mil, sociedad matriz de las concesionarias Autopista del Sol y Autopista Los Libertadores. La operación se cerró por 134 millones. En 2014, estas vías generaron un Ebitda de 62 millones.

La apuesta de Abertis por Chile no es casual. En un momento en que otro de sus grandes mercados, Brasil, atraviesa por graves dificultades económicas que están pasando factura a los peajes, Chile representa «uno de los mercados de concesiones más atractivos del mundo, con un marco regulatorio claro, estable y consolidado y la mayor tasa de PIB per cápita de la región», según ha explicado esta semana el vicepresidente y consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés.

Control del activo

Tanto la operación de la Autopista Central como la de Infraestructura Dos Mil encajan dentro de la estrategia de la compañía de participar sólo en activos en los que tengan una posición de control. En estos casos, lo que ha logrado precisamente es el 100% del capital de las autopistas.

Junto a los movimientos para tomar posiciones de control en activos, Abertis sigue trabajando para incorporar otros nuevos a su cartera. En este momento, negocia la adquisición de las autopistas italianas A4 –146 kilómetros que unen Brescia y Padova– y la A31 –que discurre entre Vicenza, Piovene y Rocchette a lo largo de 142 kilómetros–. Abertis firmó en agosto un acuerdo en exclusiva con sus propietarios, Intesa Sanpaolo, Astaldi y la familia Tabacchi, para negociar su compra. Las conversaciones siguen adelante dado que ambas partes han mostrado interés en cerrar la compraventa. El grupo español se haría con el 51% de la sociedad propietaria de las dos autopistas, A4 Holding, a cambio de 600 millones de euros.