Economía

Acompañando a la transformación económica y social

Pese a esta buena evolución, el sector no cae ni mucho menos en la autocomplacencia y los expertos insisten en la necesidad de innovar para buscar fórmulas novedosas adaptadas a los nuevos usarios que buscan soluciones que satisfagan sus necesidades. Al igual que ha variado la estructura, también lo está haciendo la demanda. Está surgiendo un nuevo modelo de negocio que se deriva de la economía colaborativa. El usuario ha cambiado su mentalidad con respecto al automóvil. El coche ya no es una necesidad, sino una alternativa.La economía ha dado un giro radical. Vivimos en un contexto cambiante, en el que la sociedad está inmersa en una transición en las que el modelo de propiedad está dando paso a otro en el que primar el «pago por uso», del que plataformas como Netflix o Spotify son claros ejemplos.

Publicidad

Esta nueva mentalidad, de la que los «millennials» son el máximo exponente, de «pago por lo que necesito cuando lo preciso» también se ha traslado a la automoción. Los actores que forman parte del renting lo han entendido rápidamente y,por ello, ofertan productos y servicios cada vez más novedosos. Las nuevas generaciones necesitan un vehículo, pero no quieren ligarse al mismo durante una década, como sucede en el modelo tradicional de propiedad. «Aunque el tema logístico es muy complejo, porque las empresas de renting tienen que adaptarse prácticamente a todas y cada una de las necesidades particulares de cada cliente, lo cierto es que también es un desafío apasionante. Las compañías del sector han pasado de ser financiadoras de activos a gestores de los mismos», explica Gerardo Cabañas, director general de coches.com.

Sostenibilidad

Actualmente, movilidad y sostenibilidad caminan de la mano. Y es que, hoy en día, ya no cabe una movilidad que no sea responsable con nuestro entorno. En este contexto, el renting está asumiendo un importante papel impulsor. Y es que la industria también actúa como dinamizadora de la extensión del coche eléctrico y otras propulsiones no contaminantes. Y como muestra de esta afirmación, un botón. El renting acumula hasta abril 2.192 matriculaciones de vehículos eléctricos, lo que supone el 34,33% del total de vehículos que utilizan esta tecnología registrados en el mercado español. «El renting es un impulsor y facilitador de la movilidad sostenible. Impulsor porque rejuvenece el parque de vehículos, al renovar cada cuatro años los coches menos responsables con el medio ambiente dando acceso a vehículos mucho menos contaminantes que permitirán a los clientes seguir moviéndose sin restricciones. Y facilitador porque reduce la incertidumbre al permitir acceder sin riesgo a vehículos con mayores prestaciones en seguridad y nuevas tecnologías, como el vehículo eléctrico, o el híbrido-enchufable», explica Rocío Carrascosa, directora general de Alphabet España.

Publicidad

A la extensión de renting como alternativa flexible y sostenible han contribuido, sin duda, las nuevas tecnologías. Los expertos apuntan a que antes era muy difícil llegar a todas partes, pero, ahora, con las aplicaciones que existen en el mercado, se pueden alcanzar cualquier punto. Esta expansión tecnológica se ha traducido en una oferta increíble no sólo por parte del sector específico del renting, sino también de otros actores, como fabricantes, concesionarios e, incluso entidades bancarias.

En este sentido, las empresas de «car sharing» y de renting se convierten en verdaderas aliadas, que contribuyen tanto a la movilidad como a reducir el impacto medioambiental. «El renting es un actor que está facilitando los procesos de transformación en la economía y en la sociedad y, además, sin riesgo, ya que son las propias empresas del sector las que están asumiendo las incertidumbres, como, por ejemplo, las derivadas del coche eléctrico», destaca Fernado Cogollos, CEO de NorthGate.

Publicidad

Eléctrico, sí

HPI, firma británica que provee servicios a la industria de la automoción, ha elaborado un informe que revela que el 83% de los automovilistas compraría un vehículo eléctrico, destacando una especial predilección por esta tecnología por parte de las generaciones más jóvenes. En concreto, según datos del estudio, el 91% de los encuestados con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años son partidarios del coche elétrico, frente al 32% del segmento que se encuentra entre los 55 y los 64 años.