Alierta pide una legislación europea para empresas como WhatsApp o Twitter

El presidente de Telefónica, César Alierta
El presidente de Telefónica, César Alierta

El presidente de Telefónica, César Alierta, reclamó ayer a las autoridades europeas una regulación de las llamadas OTT (empresas tipo Facebook, WhatsApp, Twitter o Skype) que se aprovechan de la digitalización del mundo sin haber invertido nada en el desarrollo de las redes de las que se benefician para su negocio. La actual normativa de las empresas reguladas (las antiguas compañías estatales de telefonía) data de los años noventa, cuando sólo circulaba por el hilo la voz y unos pocos datos. «Los que invierten en redes estamos regulados y los otros, no. Tiene que haber unas reglas simétricas de forma que cada empresa reciba en función de su esfuerzo inversor».

Alierta contestaba de esta manera a una pregunta que reclamaba su opinión sobre el anuncio de WhatsApp de ofrecer telefonía móvil este mismo año en su servicio de mensajería. «¿Quién va a hacer las conexiones en Zambia, Angola, por ejemplo? Primero hay que tener las redes».

Para ilustrar su respuesta, Alierta tiró de los números. Las «telecos» europeas invirtieron en 2013 60.000 millones de euros con 1,5 millones de empleados. Las OTT («over the top»), apenas 30 millones, con 20.000 trabajadores y sin pagar ningún impuesto. El presidente de Telefónica confía en que en este mismo año la UE empiece a tratar el tema y hacer una legislación única en lugar de las 28 nacionales, «porque el mundo digital necesita mucho dinero».

Inversiones millonarias

Telefónica invirtió el pasado ejercicio 9.400 millones de euros y tiene previsto destinar este año un 15,5% de su cifra de negocios a este concepto, lo que equivaldría a hablar de 8.700 millones, sin tener en cuenta Venezuela.

La intención de la operadora es convertirse en «una compañía digital al finalizar este mismo año», motivo por el que ha llevado a cabo una profunda reestructuración de su organigrama.

La operadora obtuvo el año pasado un beneficio de 4.593 millones de euros, un 16,9% más que en 2012, impulsado por el negocio en Latinoamérica, que representa ya el 51% de los ingresos, que ascendieron a 57.061 millones. La compañía ha reducido su deuda en 16.000 millones.

Alierta aseguró a los analistas el «compromiso con el reparto de dividendo para este año y los siguientes», y anunció la posibilidad de que voluntariamente los accionistas elijan en noviembre el primer pago del dividendo (35 céntimos por título) en efectivo o en acciones.

Telefónica parece conformarse con el tamaño que tiene. «Somos la mayor operadora global de telefonía del mundo; estamos en 25 países y dos continentes, con más de 1.000 millones de clientes. Nos sentimos latinoamericanos y europeos», dijo Alierta, que cree que «tenemos ya suficiente huella con su presencia en América y en Europa».