Bankia descarta pedir más ayudas y aspira a aumentar el volumen de créditos

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha descartado hoy que la entidad necesite pedir más ayudas públicas y ha estimado un aumento en la concesión de nueva financiación en 2014, como una forma indispensable para incrementar los ingresos y convertirse así en un grupo rentable.

Goirigolzarri ha intervenido hoy en el Foro de la Nueva Economía, en el que ha anunciado que el banco culminó la semana pasada, con dos años de anticipación, la reestructuración de su red de oficinas que fue acordada con Bruselas, que obligaba a pasar de 3.100 a 2.000.

Un hecho que según Goirigolzarri, no hubiera sido posible sin el acuerdo con los sindicatos con los que el pasado 8 de febrero se firmó un ERE que ha permitido preservar 14.500 puestos de trabajo.

Así, tras un 2013 que ha sido el año de la reestructuración, 2014 ha de ser el de la "normalización", aunque eso "nos haga menos glamourosos y concitemos menos atención", ha añadido Goirigolizarri, quien no obstante, ha advertido de que esta nueva "normalidad"se desenvuelve en un entorno complejo, cambiante, difícil, y muy competitivo, pero también lleno de grandes oportunidades.

Centrados en los clientes, Bankia pretende, además de asentar la nueva red de oficinas, desarrollar un catálogo de productos competitivos que realmente responda a las necesidades de su clientela.

Para ello, se ha puesto a innovar en los canales de distribución, entre los cuales ha destacado un concepto "rupturista"como es el de la "oficina ágil", de las que está previsto que estén operativas 20 antes de que acabe el año y 125 en 2014.

Éstas son sucursales con horario ininterrumpido desde las 08.15 a las 18.00 horas, que permiten a los clientes hacer reintegros, ingresos, transferencias, o consultas de movimientos por las tardes.

Además, el banco espera incrementar el crédito al consumo y a las pymes el próximo año, una vez superados en octubre los 10.000 millones previstos para todo 2013. A cierre de ese mes ya se habían concedido 11.194 millones.

De la misma manera, Goirigolzarri prevé que el resto de entidades españolas, que atraviesan "un cambio de ciclo", concedan más créditos al año que viene gracias a la mejor situación económica y a la más favorable situación interna de los bancos.

Aún así ha explicado que el crédito se encuentra estancado debido al proceso de desendeudamiento de familias y empresas.

En su intervención, el presidente de Bankia, que se ha mostrado optimista con la situación de España, ha considerado que la entidad, que no necesitará más ayudas públicas "va por el buen camino, aunque aún queda mucho por recorrer".

La mejora de la rentabilidad y el cumplimiento de los objetivos de generación de capital, ha añadido, es la forma de crear valor, "de que Bankia valga más", lo que permitirá así tanto la devolución de ayudas como la rentabilidad de la inversión de los accionistas.

En este sentido, y preguntado por la venta de Bankia, Goirigolzarri ha explicado que esta es una decisión que debe tomar el FROB, máximo accionista del grupo.

"No se puede decir a priori si se pueden devolver las ayudas". "Nosotros debemos entregar los resultados acordados", ha indicado el presidente de Bankia, que se ha mostrado convencido de que la entidad alcanzará el objetivo de obtener un beneficio de 800 millones este año.

Al respecto, el ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha presentado a Goirigolzarri en el acto, ha dicho que ahora, Bankia, que "era parte del problema de España", se ha convertido en una entidad que es parte de la solución de la economía del país".

Por su parte, el presidente de Bankia, que también ha dicho en su intervención que una mayor transparencia en la gestión de las participaciones preferentes "es imposible", se ha mostrado contrario a la reducción de las comisiones que reciben las gestoras de fondos y planes de pensiones que pretende aprobar próximamente el Gobierno.

Además, Goirigolzarri, que ha pedido más celeridad en los procesos judiciales que hay abiertos contra los antiguos gestores de Bankia, ha advertido de que una posible independencia de Cataluña sería "muy mala"tanto para esta región como para el resto de España.