Barcelona cobrará a los bancos por los cajeros automáticos en las fachadas

La comisión municipal de Economía del Ayuntamiento de Barcelona ha acordado, definitivamente y por unanimidad, la imposición de una tasa a las entidades financieras por los cajeros automáticos situados en fachadas, que se aplicará a partir del 1 de julio.

La teniente de alcalde Sònia Recasens ha estimado que Barcelona ingresará con esta tasa 301.000 euros este año.

También por unanimidad y de manera definitiva, esta comisión ha acordado modificar las ordenanzas fiscales para imponer una tasa por la realización de las pruebas de contraste para determinar si los niveles de alcohol superan los permitidos para la conducción o si se han ingerido estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras substancias, cuando verifiquen los resultados positivos.