Axa y Bimbo también se van de Barcelona y Freixenet lo decidirá a final de mes

Las compañísa lleva a cabo esta acción con el fin de «mantener la seguridad jurídica» y seguir trabajando con «normalidad»

Las compañísa lleva a cabo esta acción con el fin de «mantener la seguridad jurídica» y seguir trabajando con «normalidad»

El Consejo de Administración de Bimbo ha acordado hoy trasladar el domicilio de sus sociedades con sede en Cataluña al Parque Empresarial Las Mercedes (Madrid), desde donde el grupo ya dirige la organización de Europa, África y Asia, con el fin de "mantener la seguridad jurídica"y seguir trabajando con "normalidad".

En un comunicado, la compañía puntualiza que continuará operando como viene haciendo hasta ahora a través de sus oficinas y centros de producción situados en Andalucía, Aragón, Cantabria, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana, así como a través de sus centros de venta distribuidos por toda España, que dan trabajo a unas 6.000 personas.

El grupo Bimbo, de capital mayoritariamente mexicano y que comercializa sus productos en 24 países de 4 continentes, se une así a la "fuga"de empresas que están trasladando sus sedes fuera de Barcelona ante el desafío independentista del Gobierno catalán.

Axa Vida y Axa Pensiones cambian Barcelona por Bilbao

Por su parte, el consejo de administración de Axa España ha aprobado el cambio de domicilio social de las entidades Axa Vida y Axa Pensiones de Barcelona a Bilbao.

Según ha informado la compañía en un comunicado, esta decisión viene motivada “por la necesidad de garantizar la seguridad jurídica y proteger los intereses de los clientes, mediadores, accionistas y empleados ante el contexto actual en Catalunya”.

La aseguradora ha manifestado que estos acuerdos representan una aceleración de los procesos de fusión de Axa Vida con Axa Aurora Vida dentro de la estrategia de simplificación de entidades legales que la compañía inició a principios de año. Axa ha trasladado un mensaje de “tranquilidad y normalidad” a todos los empleados, especialmente a los que tienen su centro de trabajo en Catalunya, clientes, distribuidores y accionistas. Ha añadido que el cambio de domicilio social de estas entidades no tiene ninguna consecuencia en los productos y servicios de los clientes ni afectará a los empleados y distribuidores “ya que actividad continúa con normalidad”.

Freixenet también estudia marcharse

Asimismo, el presidente de Freixenet, José Luis Bonet, ha anunciado que propondrá en el próximo consejo de administración, que tendrá lugar “a final de mes”, la salida de Cataluña de la sede social de la empresa.

“Yo lo he dicho públicamente, en el caso de que haya independencia, yo propondré al consejo la salida de Cataluña como sede social, y en el próximo consejo pues lo voy a hacer”, ha manifestado en Salamanca, donde ha participado en el Foro El Norte de Castilla.

En cuanto a la fecha concreta de esa reunión y ese proceso “sencillo” de cambio de sede, el presidente de Freixenet ha reconocido que desconocía en el momento de la pregunta el día concreto. “Creo que será a final de mes”, ha apostillado.

Bonet ha señalado que “el empresariado catalán está dividido”, pues dentro hay “empresarios, los menos, que son independentistas, y hay empresarios, los más, que no lo son”. En su caso, ha reseñado que él es “catalán, español y europeo”, para la que no debe haber “inconveniente”, ya que “todo suma”.

Sobre los que piensan como él, el presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España ha señalado que “no están de acuerdo” con “el planteamiento secesionista” que está llevando a cabo el Govern y ha remarcado que “para Cataluña es muy importante que se recupere la normalidad”. Según sus palabras, “la inestabilidad que existe va a perjudicar a la economía, y el perjuicio a la economía es el perjuicio al bienestar de la gente al final”. Hasta el momento, las empresas han estado seguras en Cataluña pero, de seguir por esa línea, “en el futuro no lo sabemos”, ha añadido. Por este motivo, ha defendido posturas como la de buscar cambios en las sede sociales, una decisión que ya han tomado otras empresas. Y, respecto a las manifestaciones de promotores del independentismo de que esas salidas son “intrascendetes”, ha asegurado que el hecho de que “las principales empresas del territorio se marchen no es ninguna cosa intrascendente”.

REPERCUSIONES EN FREIXENET

Sobre si la compañía que preside ha notado repercusiones ya por el proceso secesionista, ha respondido que sí que la entidad ha sentido “alguna cosa”, pero “nada relevante” hasta el momento, pues la empresa exporta el 80% de su producto, lo que hace que ese movimiento sea “menor”.

Aun así, sí que ha reconocido que debido a su “postura pública”, Freixenet ha notado negativamente “alguna reacción en determinadas partes de Cataluña”, pero que se ha compensado por las mejoras de las cifras “en otras partes de Cataluña”.