Cataluña, en riesgo económico como Angola

¿Más riesgo financiero que Bangladesh? ¿Qué Nigeria? No hablamos de Grecia, sino de ¡Cataluña! Una región que nos ha enorgullecido a todos y que ha sido un líder en innovación y en emprendimiento en la historia de España.

¿Más riesgo financiero que Bangladesh? ¿Qué Nigeria? No hablamos de Grecia, sino de ¡Cataluña! Una región que nos ha enorgullecido a todos y que ha sido un líder en innovación y en emprendimiento en la historia de España.

¿Qué ha pasado con esta región tan próspera, orgullo de España, puerta de Europa? ¿Hasta dónde ha llegado la deriva para que las Agencias de calificación de crédito le den una nota tan baja? Este jueves Moody's rebajó la calificación de la deuda a largo plazo de la Generalitat de Cataluña hasta el grado Ba3: a bono basura. No sólo eso, además lo mantiene con perspectiva negativa.

Bono basura, como su nombre indica, significa alto riesgo: inversión especulativa. ¿Por qué las Agencias de calificación tratan así a Cataluña? En primer lugar porque sigue endeudándose sin parar. Ya acumula una deuda de 73.500 millones de euros y con tendencia alcista. El Gobierno Catalán, sabedor de que España está dispuesta a financiar y sostener a tipos bajos sus excesos a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), no cesa en el incremento de gasto. Cataluña ha recibido ya más de 43.000 millones de euros desde el 2012 con el FLA.

La nota de Moody's no es simbólica. El Banco Central Europeo se basa en estas calificaciones para decidir qué regiones de Europa incluye en su programa de compra de bonos. Cataluña se queda fuera y el único que puede sostenerla es España a través del FLA.

Tantos años de gobiernos deplorables, más preocupados con la independencia que de los ciudadanos y de las empresas, han ayudado a crear una Cataluña que tiene muy poca capacidad para generar recursos.

Los dirigentes catalanes, con objeto de convencer a la población de que se sume a su obsesión independentista, aprovechan esa oportunidad de acusar al Gobierno central de sus males y al resto de los españoles de gastarse lo que los catalanes pagan en impuestos.

Junqueras sigue vendiendo a los catalanes que España les roba 16.000 millones al año. Es cierto que hay déficit fiscal de Cataluña con el resto de España, pero es de 792 millones de Euros. También lo tienen en Alemania las zonas más ricas como Bavaria o en Francia, París. Como también los países más ricos de Europa han ayudado a los más pobres. España es el primero (Cataluña incluida) que se ha beneficiado durante muchos años de las transferencias de los países del norte.

Hoy resulta absurdo desde la perspectiva económica que el gobierno catalán plantee la independencia, cuando el 60% de la deuda pública catalana está ya en manos del Estado Español y cuando sus finanzas estarían quebradas si no fuese por España. Pero los independentismos no son racionales. Ya se ocupan los gobernantes de Cataluña y sus medios de comunicación afines de acusar al resto de España de sus males.

Cuando uno está bombardeado por una prensa, radio y televisión que transmiten mensajes interesados le resulta muy difícil ver la realidad. Este aviso de las agencias debería hacer pensar a los ciudadanos catalanes y preguntarse ¿Merecen ser nuestros gobernantes unos señores que nos han llevado a ser comparados en términos de riesgo con Angola, Bolivia, El Salvador o Túnez?

*Enrique Quemada es presidente del Grupo ONEtoONE Finance