China acelera los recortes de tipos para dinamizar su debilitada economía

Inversores observan la información bursátil en una correduría en Pekín (China)
Inversores observan la información bursátil en una correduría en Pekín (China)

Las autoridades chinas volvieron a recurrir a las medidas monetarias, con el sexto recorte de tipos de interés en once meses, para tratar de dar energía a una economía que sigue ralentizándose como mostraron los últimos datos del PIB.

Las autoridades chinas volvieron a recurrir hoy a las medidas monetarias, con el sexto recorte de tipos de interés en once meses, para tratar de dar energía a una economía que sigue ralentizándose como mostraron los últimos datos del PIB.

El recorte, de 0,25 puntos, sitúa el tipo de interés rector para los préstamos a un año en el 4,35 %, y fue acompañado de una nueva rebaja de 0,5 puntos en el coeficiente de caja que se aplica a los bancos, que queda en un 17,5 % para las principales entidades.

Los sucesivos recortes aprobados por el Banco Popular de China (central) desde noviembre configuran una política monetaria muy agresiva que no se veía en este país desde las medidas tomadas para evitar el contagio de la crisis financiera internacional que estalló en 2008.

La progresiva ralentización de la economía china y la posibilidad de no lograr el objetivo de crecimiento para este año, fijado en el entorno del 7 %, ha llevado a las autoridades de Pekín a seguir relajando su política monetaria.

La decisión del Banco Popular de China llega solo cuatro días después de que se anunciara que la segunda economía mundial creció un 6,9 % durante el tercer trimestre del año respecto al mismo período de 2014, lo que supone su ritmo más débil desde el segundo trimestre de 2009.

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que el Gobierno hará un uso razonable del recorte de tipos y de coeficiente de caja para apoyar a su economía, según indicaron medios chinos.

El objetivo de las autoridades parece ser continuar fomentando la demanda interna como alternativa al hasta ahora imparable deterioro de la actividad industrial, aquejada de un exceso de capacidad.

Esta debilidad de la industria afecta especialmente en las empresas orientadas a la exportación.

Los datos de comercio exterior divulgados hace solo diez días mostraron una caída de las importaciones del 15,1 % en los nueve primeros meses del año, así como una reducción el 1,8 % en las exportaciones.

Mark Williams, analista jefe para Asia de la firma de análisis macroeconómico Capital Economics, señaló en un comentario que el Banco Popular de China "está siguiendo una senda de flexibilización regular y bastante firme"y no responde necesariamente a acontecimientos externos.

En este sentido, Williams señaló que los recortes están llegado aproximadamente cada dos meses y apuntó en concreto a que el de hoy llega exactamente 59 días después del de agosto, que a su vez se produjo 59 días después del anunciado el pasado 27 de junio.

Se trata de "un ciclo de flexibilización controlada que subraya cómo los responsables chinos, a diferencia de sus colegas de otros lugares, todavía tienen espacio"para medidas de política monetaria.

El banco emisor anunció hoy en un comunicado que el llamado "doble recorte"entrará en vigor a partir de mañana, sábado.

La decisión incluye además un recorte adicional de 0,5 puntos en el coeficiente de caja de las instituciones financieras que sirven a pymes y a empresas agrícolas, así como una reducción de un 0,5 % a los intereses de los depósitos bancarios, que quedan en el 1,5 % anual.

En los últimos dos meses, numerosos analistas financieros habían previsto una nueva reducción de tipos y del coeficiente de caja dentro de las medidas esperadas de Pekín para dar más vigor a su economía, después de que el Gobierno también ha aumentado el gasto público en inversiones, especialmente en infraestructuras.

Hasta hoy, el último recorte había tenido lugar el pasado 25 agosto, en medio de la grave crisis de las bolsas chinas, un episodio que concluyó con la drástica acción del Banco Popular de China, que aprobó entonces otro "doble recorte"que zanjó la cuestión.

Además de las seis rebajas de tipos, el banco central chino ha aprobado durante estos últimos once meses varios recortes en el coeficiente de caja de los bancos, a fin de fomentar la liquidez de las entidades y promover el crédito.

Sobre este punto, Williams indicó que hasta ahora esta flexibilización de la política monetaria "parece estar ayudando", ya que el crédito "se está recuperando", igual que el gasto gubernamental, y que "los temores de que la economía (china) estaba desacelerándose rápidamente parecen haberse desvanecido".

Efe