¿Dónde están los tres drones de la DGT que ya están multando?

Tráfico incorpora ocho nuevos radares y ya cuenta con más de 1.300

Los tres drones habilitados por la Dirección General de Tráfico (DGT) para comenzar a multar desde hoy mismo se han situado en las vías con mayor tráfico durante estos días.

Los tres drones habilitados por la Dirección General de Tráfico (DGT) para comenzar a multar desde hoy mismo se han situado en las vías con mayor tráfico durante estos días. Según la propia DGT, en agosto, la previsión es de 47 millones de desplazamientos de largo recorrido lo que supone también un incremento del 1,57% respecto a los movimientos que se produjeron en agosto del año pasado. Al menos 2,9 millones de desplazamientos se concentran en la segunda fase de la operación salida. El 22% del tráfico se concentrará en Madrid y la zona centro. Otro 22% de los desplazamientos se realizarán por Andalucía, especialmente en la costa malagueña y gaditana, mientras que un 20% afectará a la Comunidad Valenciana, con las circunvalaciones de Valencia, ALicante y las localidades costeras más turísticas en el radar. En los puntos más calientes en las rutas que unen Madrid con Andalucía y la Comunidad Valenciana es donde se encuentran ya trabajando estos aparatos. Estos drones no sobrevolarán las carreteras catalanas y vascas ya que ambas regiones tienen transferidas las competencias en materia de tráfico.

Según informa la DGT, prioritariamente, los drones están destinados a la vigilancia del tráfico en aquellos tramos donde el riesgo de accidentabilidad es mayor; en las carreteras donde hay un mayor tránsito de usuarios vulnerables, en particular de ciclistas, motociclistas y peatones; y a la supervisión de distracciones durante la conducción. También se utilizan para la monitorización y apoyo a la regulación en operaciones y eventos especiales en los que se concentra un elevado número de movimientos en carretera; a misiones ordinarias de regulación complementarias a las desarrolladas por los helicópteros; y a apoyar en situaciones de emergencia que por su gravedad afecten de manera notable a la circulación y seguridad de los usuarios de la vía. Como ya anunció el director general de tráfico, Pere Navarro, el organismo está dotándose de estas aeronaves pilotadas por control remoto para realizar misiones de vigilancia y regulación aérea del tráfico.

Actualmente el organismo cuenta con 11 drones, 3 de ellos certificados por el Centro Español de Metrología (CEM), que son los que van a comenzar a denunciar. Los 8 restantes seguirán utilizándose para la regulación y gestión del tráfico. Además, está en proceso de licitación la adquisición de otras 20 unidades que una vez suministradas y certificadas se incorporarán a las labores de vigilancia y control del tráfico.

La infracción captada por drones podrá ser notificada en el acto por un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) o ser tramitada posteriormente por las autoridades competentes. Todas ellas, dispondrán del fotograma correspondiente con la evidencia de la infracción cometida por el conductor.

Durante estos dos días coincidirán en carretera aquellos que comienzan las vacaciones, con aquellos que las finalizan. Además, aumentará la afluencia de vehículos magrebíes hacia los puestos fronterizos de sus países de origen en la llamada Operación Paso del Estrecho. En cualquier caso, la DGT continuará poniendo en marcha dispositivos especiales de regulación y vigilancia del tráfico durante todos los fines de semana del verano, para atender así a las necesidades de los conductores.

Para los meses de julio y agosto de este 2019, la DGT ha aumentado los recursos destinados para velar por la seguridad de los conductores. Así, un total de 9.100 efectivos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) controlarán las carreteras, 300 más que en 2018, quienes priorizarán la vigilancia en las vías convencionales, donde se produjeron la mayor parte de los accidentes mortales (76%) en julio y agosto de 2018.

Además, desde el 1 de julio han comenzado a operar 20 nuevos radares, que se sumarán a las tareas de vigilancia de los ya existentes, junto a los 12 helicópteros y 11 drones que dispone la DGT. En este sentido, durante el mes de agosto, la DGT llevará a cabo una campaña de vigilancia y control de la velocidad. Durante una semana (del 12 al 18 de agosto), los agentes vigilarán que los conductores circulan a la velocidad que establece la vía, prestando especial atención a las carreteras convencionales. La campaña también coincide con uno de los puentes que mayor número de desplazamientos se producen por las carreteras. A los desplazamientos del inicio y final del puente se suman multitud de recorridos cortos, a localidades cercanas al lugar de residencia y la mayoría de ellos realizadas por vías convencionales.

Finalmente, se incrementarán los controles preventivos de alcoholemia, hasta alcanzar los 900.000, cifra a la que habría que sumar las pruebas realizadas por las policías locales y autonómicas. España cuenta en la actualidad con un total de 1.293 radares en sus carreteras. De todos ellos, 661 son fijos, 68 de tramo y 572 móviles, según datos oficiales de la Dirección General de Tráfico (DGT) consultados por Europa Press.

Con motivo de la Operación Salida del verano, el director general de Tráfico, Pere Navarro, anunció que se pondrían en funcionamiento 20 nuevos aparatos, con la idea de sumar para final de año 78 radares más. Esta veintena de instrumentos comenzaron a operar el 1 de julio. Todos ellos son radares fijos y 16 de ellos están colocados en nacionales. El resto, cuatro, están situados en vías autonómicas.

Para esta segunda fase del dispositivo especial de Tráfico para este verano, que ha arrancado este miércoles 31 de julio, han entrado en funcionamiento otros 8 nuevos radares, todos ellos en carreteras convencionales, 6 de los cuales son de tramo. Con estas 28 nuevas incorporaciones, faltarían aún 50 radares.

En la actualidad, los radares aplican un margen de error de 5 km/h si el exceso de velocidad es menor de 100 km/h, y del 5% cuando es de más de 100 km/h, siempre y cuando el radar sea fijo. Pero si se trata de un radar móvil, los márgenes de error son de 7 km/h en velocidades menores de 100 km/h y del 7% para más de 100 km/h. Todos estos radares se encargan de vigilar a los conductores por si estos realizan algún comportamiento indebido en la carretera. Pero la DGT también dispone de cámaras de vigilancia, helicópteros o incluso drones. De hecho, desde este 1 de agosto, con motivo de la Operación Salida de agosto, tres de estos drones comenzarán ya a denunciar a aquellos conductores que infrinjan la normativa de tráfico y seguridad vial.