E.ON vende sus activos en España por 2.500 millones

La eléctrica alemana E.ON anunció ayer la venta de todos sus negocios de España y Portugal al fondo financiero australiano Macquarie European Infrastructure Fund IV por un valor de 2.500 millones de euros. Aunque tanto Endesa como gas Natural Fenosa habían mostrado su interés por hacerse con parte del negocio en la Península Ibérica de la filial española de E.ON, la energética ha aceptado la oferta global de Macquarie por todo el paquete. Según señaló la compañía en un comunicado, E.ON ha encontrado un nuevo propietario «sólido» para sus actividades, con una amplia experiencia en el sector energético. «El comprador asumirá todas las actividades de E.ON en España y Portugal y se compromete a largo plazo con el futuro de los negocios».

La plantilla de E.ON en España y Portugal supera los 1.100 trabajadores. La central alemana realizó un severo ajuste de personal desde 2011 que afectó de forma muy colateral a sus actividades en España. Está por definir si el cambio de propietario afectará o no a la plantilla, aunque en principio no esperan movimientos en ese sentido. «Estamos contentos de haber encontrado en Macquarie a un buen empresario para nuestros empleados, que ya conocimos su fiabilidad cuando compró la red de transporte de gas en Alemania», manifestó ayer el presidente de la eléctrica alemana, Johannes Teyssen, quien agradeció a la plantilla en España y Portugal el «excelente» trabajo realizado.

«Mientras esperamos concluir la transacción, trabajaremos junto con el nuevo dueño, nuestros sindicatos y representantes para establecer una senda exitosa para el futuro de la compañía y sus empleados», añadió Teyssen.

Las actividades que serán vendidas incluyen todos los negocios de E.ON en España y Portugal, que comprenden los 650.000 clientes de electricidad y gas y los 32.000 kilómetros de red de distribución eléctrica. Además, en España y Portugal tiene una capacidad instalada total de generación de cuatro gigavatios, entre carbón, gas y energías renovables. E.ON tiene en España y Portugal una capacidad instalada total de generación de cuatro gigavatios, entre carbón, gas y energías renovables.

Las joyas de la corona de E.ON son las tres centrales hidráulicas con las que cuenta en la cornisa cantábrica, así como las plantas de ciclo combinado. E.ON España, presidida por Miguel Antoñanzas, tiene plantas de generación en Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Cataluña, que suman una potencia de 4.500 megavatios (MW).

La transacción, que se espera que concluya en el primer trimestre de 2015, está sujeta a la aprobación de la autoridad de Competencia de la Unión Europea.

E.ON ha anunciado su intención de desprenderse de la generación de electricidad convencional y calcula nuevas pérdidas de valor de 4.500 millones de euros en actividades en el sur de Europa y en las centrales tradicionales. La eléctrica quiere abandonar la generación convencional, la negociación en mercados mayoristas y la producción y exploración, que sacará a bolsa en 2016. Asimismo, estudia la venta de sus actividades en Italia, así como las de exploración y producción en el mar del Norte.

Macquarie European Infrastructure Fund (MEIF4) es un fondo especializado en infraestructuras focalizado en inversiones a largo plazo en negocios de infraestructuras europeas de alta calidad. Invierte en nombre de fondos de pensiones e inversores institucionales que son atraídos por los resultados positivos de inversiones a largo plazo de infraestructuras bien gestionadas.

Además, Wren House Infrastructure se convertirá en inversor minoritario en los negocios en Iberia, junto con Macquarie Fund. Wren House Infrastructure fue creado en 2013 como el vehículo global de inversiones directas en infraestructuras del Fondo Soberano de Kuwait.