El AVE a Galicia tampoco será rentable cuando esté acabado

Sólo los corredores de Andalucía y Barcelona cubren costes

Faltan todavía dos años -si se cumplen las previsiones del Ministerio de Fomento- para que el corredor del AVE Madrid-Galicia esté terminado al completo pero sus cuentas parecen ya claras.

Faltan todavía dos años -si se cumplen las previsiones del Ministerio de Fomento- para que el corredor del AVE Madrid-Galicia esté terminado al completo pero sus cuentas parecen ya claras. Y no son buenas. ADIF admite que no será rentable. Como ha explicado esta mañana el director del departamento de internacional del gestor ferroviario, Joaquín Jiménez Otero, mientras que en los corredores de Barcelona y Sevilla “las cuentas salen por los pasajeros que tienen, en el resto no salen. Y en Galicia, en un futuro, las cuentas tampoco van a salir”.

Durante las jornadas Iberian Rail Development, el directivo de ADIF ha explicado que los elevados costes de construcción y mantenimiento harán imposible cuadrar el balance en una línea cuya demanda se prevé modesta. La principal fuente de ingresos de ADIF son los cánones, unas tasas que, como propietaria de las infraestructuras ferroviarias españolas, cobra a los operadores. En el caso de España, Renfe, que tiene el monopolio del transporte por tren, es la única que los paga. Algunos de los cánones, como el de tráfico o el de estación, dependen directamente del número de viajeros, por lo que la escasez de viajeros del AVE a Galicia impedirá que los cánones cubran sus costes y mantenimiento.

El problema del corredor de Galicia es que a la modesta demanda de pasajeros que se prevé se suman también sus elevados costes de construcción. ADIF calcula que, de media, construir un kilómetro de AVE en España cuesta 18 millones de euros. Sin embargo, en el caso del tramo entre Madrid y Valladolid, que forma parte del eje gallego, tal coste se ha elevado hasta los 24,5 millones por la difícil orografía por la que transcurre y que ha obligado a construir dos túneles: el de Guadarrama, de 28,4 kilómetros de longitud; y el de San Pedro, de 9 kilómetros.

La rentabilidad económica de las líneas de alta velocidad siempre ha estado en entredicho. En su último informe sobre la materia, la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNCM) concluyó que sólo el corredor Madrid-Barcelona y el de Andalucía no son deficitarios. La primera logra recuperar el 95% de sus costes de operación, construcción y financieros gracias a que es el corredor con más viajeros. La segunda logra un superávit del 10% merced a que tramos como el Madrid-Sevilla, inaugurado en 1992, ya están amortizados. El tramo Madrid-Valladolid apenas recupera el 20% de sus costes.