El Banco Central Europeo ha comprado ya deuda de 11 empresas españolas

Desde junio ha adquirido bonos corporativos por 20.497 millones

Desde que el Banco Central Europeo (BCE) comenzara a comprar deuda de empresas europeas el pasado 8 de junio, se han invertido 20.497 millones de euros en muchas compañías elegibles de la eurozona, lo que ha superado con creces las expectativas iniciales de la mayoría de los analistas. En estos dos meses, el BCE ha comprado deuda de muchas grandes compañías europeas, incluido el fabricante automovilístico BMW, la cervecera belga AB InBev y la empresa de comunicaciones española Telefónica.

Tal y como se preveía desde el anuncio del programa, son las empresas sólidas y reconocidas las que más se están beneficiando del plan, aunque en realidad también son aptas a ser elegibles compañías peor clasificadas, siempre que superen el umbral de puntuación BBB, un requisito exigido por el BCE para garantizar su fiabilidad. Según el listado de empresas publicado por el organismo con sede en Fráncfort, es el sector eléctrico y de servicios públicos el área que emite más cantidad de deuda, con 129 bonos hasta el mes pasado, seguido por el de bienes industriales y automovilístico, aunque también se ha comprado un gran volumen al sector de gas y petróleo y al de las telecomunicaciones.

Seis bancos centrales de la eurozona, entre ellos el Banco de España, se encargan de realizar las compras de bonos corporativos entre aquellos que cumplan los requisitos, en representación del BCE. Aunque se desconoce la cantidad de millones de euros concreta destinada a cada país, las empresas alemanas son las que más títulos reciben, seguidas de las francesas, italianas y españolas. Por empresas, la compañía pública ferroviaria alemana Deutsche Bahn se coloca en cabeza, con 12 títulos iniciales, seguida de la española Telefónica, con 11. Otras importantes compañías de la eurozona en los primeros puestos de la lista son el fabricante germano BMW, la empresa alemana también del sector automotriz Daimler, la energética italiana ENI y la francesa de telecomunicaciones Orange.

España ha sido uno de los países más beneficiados del plan de Draghi en las primeras semanas de su puesta en marcha. El país ocupa el cuarto puesto por número de títulos, sólo por detrás de Alemania, Francia e Italia. En el caso español –no es exactamente igual para otros países–, el BCE se ha decantado por comprar deuda a empresas solventes y asentadas, destacando aquellas del sector energético, telecomunicaciones, infraestructuras y aseguradoras.

Por delante de todas ellas, destaca Telefónica, que se ha llevado una cuarta parte de las adquisiciones del Eurobanco, seguida de Iberdrola y Gas Natural. También ocupa una buena posición la multinacional petroquímica Repsol, que forma parte de la lista de las 25 en cabeza. El banco presidido por Mario Draghi ha adquirido bonos de once empresas españolas, además de las citadas: Abertis, Gas Natural, Enagás, Red Eléctrica, Mapfre, Redexis, Cellnex y DIA. El Eurobanco ha emitido un bono a la cadena de supermercados con vencimiento en 2021 con un monto total de 300 millones de euros. En el mercado español, hay 80.000 millones de euros que cumplen las condiciones de elegibilidad exigidas por el BCE para ser susceptibles de unirse al plan.

Deutsche Bahn, líder

En Alemania se ha comprado deuda de empresas nacionales igualmente sólidas, como la mencionada Deutsche Bahn, BMW, Daimler, Siemens, Allianz, Bayer o Lufthansa, aunque también se adquirieron títulos de empresas menos solventes, como la empresa química Lanxess, la energética RWE o la cadena de tiendas minoristas Metro. Entre los títulos adquiridos, se ha comprado deuda también de Telefónica Deutschland, la filial germana de Telefónica. Otras empresas europeas que han recibido títulos en esta primera fase del Programa de Compras Corporativas (CSPP, por sus siglas en inglés), son la energética francesa Engie, la petrolera austriaca OMV y la farmacéutica Sanofi.

Hace unos días se supo que las empresas Henkel y Sanofi se habían convertido en las primeras en cobrar dinero a los inversores que adquieren deuda, gracias al plan del BCE. Ambas compañías vendieron cupones del 0% con una rentabilidad negativa del -0,05%. El pasado mes de julio, la empresa alemana de ferrocarriles Deutsche Bahn había logrado colocar 350 millones de euros en bonos con vencimiento a cinco años y una rentabilidad del -0,006%, aunque esta compañía se encuentra al 100% en manos del Estado. Este verano,el interés del bono alemán a diez años entró también en terreno negativo.