El BCE exigirá a los bancos una solvencia del 5,5% en el peor escenario

La Razón
La RazónLa Razón

Los grandes bancos europeos tendrán que velar por mantener un nivel de capital mínimo del 5,5% de sus activos en el peor de los escenarios económicos y del 8% en circunstancias consideradas normales.

Según explicó ayer el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vítor Constancio, la entidad asumirá las mismas condiciones establecidas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) durante los test de estrés y revisión de los activos que llevará a cabo este año sobre los bancos de la zona euro.

Con el objetivo de conocer a fondo el estado real de la banca europea antes de asumir plenos poderes de supervisión sobre 130 entidades en noviembre, de acuerdo con lo pactado en el marco de la unión bancaria, el BCE está dispuesto a ser ambicioso en el ejercicio.

Los dos escenarios ficticios, que transcurren entre 2014 y 2016, se conocerán en detalle a finales de abril, una vez que el BCE termine la metodología de la revisión de la calidad de activos junto con las autoridades nacionales de supervisión. La entidad monetaria publicará la metodología completa a lo largo del primer trimestre de 2014.

La selección de carteras que serán analizadas en la revisión de activos se cerrará a mediados del próximo mes de febrero. Posteriormente, las autoridades nacionales, auditores, consultores y tasadores de activos revisarán los procedimientos de los bancos, políticas y prácticas contables, analizarán sus exposiciones de crédito, sus provisiones y evaluarán sus garantías y activos inmobiliarios. En este sentido, la institución que dirige Mario Draghi considera que la participación de empresas del sector privado en la prueba es necesaria para garantizar la independencia y credibilidad de las pruebas. «Los preparativos para la prueba de resistencia están en marcha y confiamos en que, en estrecha coordinación con la EBA, el resultado será transparente y creíble, lo que apoyará al sector bancario europeo», dijo Constáncio, quien apuntó que ya se ha podido ver cómo las entidades han «tomado medidas de capital y de provisiones» desde que se anunció el ejercicio.

Para que no ocurra como en el pasado, las exposiciones a la deuda soberana en la cartera de activos mantenidos hasta su vencimiento serán tratadas de la misma forma que otras exposiciones de crédito y se exigirán mayores provisiones en caso necesario por riesgo de pérdida o impago. Mientras, las exposiciones a la deuda soberana en la cartera de activos disponibles para la venta serán valoradas a valor de mercado.

La mejora en sus números ha permitido a las entidades españolas engordar su capital de máxima calidad. Todas tienen ahora un «core capital» superior al 11%, lo que les sitúa en disposición de aprobar con holgura las pruebas de estrés que prepara EBA. El mejor preparado es Caixabank, con un capital de máxima calidad equivalente al 12,9% de sus activos, seguido del Sabadell, con un 12%. BFA-Bankia, después de recibir más de 20.000 millones de euros en ayudas públicas, ha comenzado a reconducir sus números y tiene un «core capital» que asciende al 11,71%, una centésima por encima de Banco Santander. BBVA llega al 11,6%.

«Financial Times» aconseja invertir en bancos españoles pequeños

«Financial Times» aconseja a los inversores que apuesten por las entidades financieras españolas «más pequeñas», como CaixaBank, Popular, Sabadell y Bankinter. En un artículo titulado «Bancos españoles: lo pequeño es bonito», el diario británico apunta que «quizá sea hora de invertir en los bancos españoles» y, aunque admite que «las rutas obvias son el Santander y BBVA», aconseja «mirar a las entidades más pequeñas». FT aboga por CaixaBank y Popular, que «parecen interesantes», ya que tienen una situación «cómoda» en cuanto al capital y, aunque ninguno es «especialmente barato, están lejos de ser los más caros de España».