Actualidad

El calendario que ayuda a comprar más barato

El precio de un producto puede llegar a triplicarse dependiendo del mes en el que se adquiera

Después de los gastos navideños, la temida cuesta de enero ya está aquí. Sin embargo, la pendiente puede ser menos pronunciada si se siguen algunos consejos. Los periodos de rebajas, las promociones y campañas puntuales, como el Black Friday, son aprovechadas, tradicionalmente, por el consumidor para adquirir los productos deseados o necesarios, especialmente si éstos son de un valor elevado. De hecho, el 62% de los españoles aprovecha estas ofertas para adquirir productos, según datos de Nielsen.

No obstante, estos ahorros no se tienen por qué limitar a periodos concretos, sino que se pueden extender a todo el año. Los expertos recomiendan, ante todo, no tener prisa. Hacer un ejercicio de reflexión, en el que comparemos las características, calidad y valor del artículo que queremos adquirir, puede ser muy beneficioso para nuestro bolsillo. Por ello, hay que huir de la compra compulsiva e impulsiva y tratar de evitar caer en la tentación de «poseer» el objeto de forma inmediata. Y es que ser el «primero» suele tener un sobrecoste importante.

Smarthphones y e-commerce

Las nuevas tecnologías, especialmente de los «smartphones», y la explosión del e-commerce ponen a disposición del consumidor un amplio abanico de herramientas que le permiten estar informado de los precios en todo momento. En este sentido, puede resultar muy útil a la hora de comprar un mismo artículo a un precio inferior tener activos avisadores de cambio de precio o recurrir a los comparadores. De hecho, uno de ellos, idealo.es, ha analizado las variaciones de las tarifas de algunos de los productos más demandados por los españoles, y ha confeccionado un calendario sobre en qué época resulta más económico adquirir un mismo artículo. Gracias a este anuario, el consumidor podrá planificarse y decidir el momento óptimo para comprar. Los ahorros son más que significativos. Y es que el PVP para un mismo producto puede llegar a triplicarse dependiendo del mes en que se adquiera. Los productos analizados por idealo son una combinación de elementos de la vida diaria, como calefactores, sillitas de coche, ventiladores, y productos tecnológicos, como cámaras de acción o portátiles. Según sus cálculos, comprar, por ejemplo, calefactores en enero implicaría un coste medio de 79 euros, frente a los 256 que serían necesarios para adquirir el mismo producto en junio, lo que supondría un aumento de precio del 224%. Los ventiladores, por su parte, alcanzan su precio medio máximo (146 euros) en marzo, cuando son un 48,9% más caros que en julio, mes en el que se pueden adquirir por tan sólo 98 euros.

En el caso de otros productos electrónicos, en verano, se elevan los precios y, aunque la variación es menor, continúa siendo significativa. Así, adquirir cámaras de acción en abril (261 euros de media), pueden llegar a suponer un ahorro del 11,8 %, frente a comprarla en agosto (292 euros), y el precio de las «power banks» aumenta un 86,9% de mayo (23 euros) a junio (43 euros). Es una buena idea invertir en una pulsera de actividad en verano, cuando es posible ahorrarse más de un 60 % al adquirirlas por 61 euros de media, en lugar de los 98 euros a los que se vende en enero, coincidiendo con la vuelta de los españoles al ejercicio tras los excesos de diciembre y las Navidades.

Por el contrario, noviembre es el mes perfecto para invertir en un dron, pudiendo ahorrar más de un 46%. Por su parte, diciembre es el mejor momento para invertir en un ordenador portátil, pudiendo llegar a ahorrar hasta un 37,52%.

También es importante aplicar este calendario del ahorro a otros productos del hogar y la vida diaria. Las placas de cocina llegan a ser hasta un 8,2% más baratas en octubre que en marzo. Por su parte, los secadores de pelo pueden pasar de los 59 euros de marzo a los 126 de media en diciembre, suponiendo un incremento del 113,5%. Además, los padres pueden ahorrarse hasta 47 euros en las sillitas de los niños para el coche si compran en febrero (216 euros de media) y evitan su adquisición en diciembre, cuando su valor se eleva hasta los 263 euros. Esperar apenas dos meses les puede suponer un ahorro de más del 20%

Las mejores épocas

De esta forma, idealo concluye que el inicio del año es la mejor época para adquirir equipo de calefacción o dispositivos de seguridad infantil, mientras que en verano es periodo ideal para comprar equipos de ventilación.

En resumen, enero es, a juicio de idealo, el mes idóneo para comprar calefactores; febrero, el de las sillas de coche; marzo, el de los secadores; abril, el de las «action cameras»; mayo, el de los «power bank»; junio, el de los «fitness trackers»; julio, el de los ventiladores; agosto, el de los auriculares; septiembre, el de las vaporetas; octubre, el de las placas de cocina; noviembre, el de los drones, y diciembre, el mejor mes para comprar un portátil.

«Es reseñable cómo cambian los precios de los mismos productos dependiendo de la fecha en que se adquieran. Por ello, es importante que, de cara a ahorrar, el consumidor entienda que los precios son muy cambiantes, y que es necesario monitorizarlos y estar atentos a sus variaciones para obtener las mejores ofertas, ya que el cambio de precio puede ser determinante en la posible compra del producto», concluye Adrián Amorín, «country manager» de idealo.es.