Actualidad

El caos legislativo autonómico impide el libre comercio en España

La Comisión Europea advierte de que España pierde cada año 1.500 millones por no aplicar la Ley de Garantía Unidad de Mercado

Una tienda en una de las calles más comerciales de Madrid
Una tienda en una de las calles más comerciales de Madrid

La Comisión Europea advierte de que España pierde cada año 1.500 millones por no aplicar la Ley de Garantía Unidad de Mercado

La Comisión Europea (CE) vuelve a llamar la atención a España por no haber implementado de forma efectiva la Ley de Garantía de Unidad de Mercado, que ya rige con buenos resultados en todos los países miembros de la UE. En concreto, los dirigentes europeos critican el desbarajuste legislativo que tiene nuestro país por culpa de las transferencias de competencias a cada región autónoma, que ha provocado que la libre circulación de las mercancías por nuestro país sea «altamente dificultosa», cuando no imposible.

Sobre todo pone énfasis en que el «carácter restrictivo y fragmentado» de la regulación española, provocado por la sobrelegislación autonómica –diferente en cada región y en algunos casos antagónica– impide que tanto las empresas como las economías puedan beneficiarse entre ellas, además de estar frenando gravemente la productividad.

El Ejecutivo comunitario lamenta los «efectos limitados» que ha tenido esta Ley en nuestro país, tras llevar mas de cinco años en vigor, e identifica claramente las causas de este bloqueo, culpando directamente a la «ausencia de cooperación sólida» entre todos los niveles de la administración, tanto del Estado como regionales, que se ha traducido «en unos resultados escasos porque no se han adoptado medidas para eliminar las restricciones». Se carga especialmente contra la duplicidad de legislaciones, que impide trabajar en algunos territorios.

La CE estima que la unificación de criterios entre el Estado y las autonomías facilitaría la corrección de este problema y haría posible la integración española en el comercio comunitario de una forma más eficiente y productiva, y aumentaría la competitividad. Si no se aplican las medidas correctivas pertinentes, el Ejecutivo europeo estima que España seguirá perdiendo cada año más de 1.500 millones de euros.

Tampoco sale bien parado nuestro país respecto a sus conexiones ferroviarias de mercancías. Desde Bruselas critican que el «carácter incompleto» de la vías de transporte impiden el desarrollo pleno del mercado único en España.