Actualidad

El Defensor del Pueblo: el tren de Extremadura está “semiabandonado”

Asegura que las medidas tomadas por Fomento, siendo razonables, “no parece que puedan llegar a conformar una reacción sistemática y efectiva” ante esta situación

Un par de operarios tratan de reparar una avería en un tren de la línea de Extremadura
Un par de operarios tratan de reparar una avería en un tren de la línea de Extremadura

Asegura que las medidas tomadas por Fomento, siendo razonables, “no parece que puedan llegar a conformar una reacción sistemática y efectiva” ante esta situación

Tramos con traviesas de madera propios del siglo pasado, otros sin electrificar, trenes con varias décadas de servicio en sus maquinarias que se averían constantemente... el servicio de ferrocarril en Extremadura acaparó meses atrás docenas de titulares por sus continuas averías, retrasos e incidentes de todo tipo. Tanto es así que al Ministerio de Fomento no le quedó otra opción que poner en marcha un plan de choque para tratar de subsanar una situación que, en el informe anual de 2018 que ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados, el Defensor del Pueblo califica de “semiabandono”.

Ante la magnitud y reiteración de los percances, en agosto del año pasado el Ministerio de Fomento puso en marcha un plan para iniciar la sustitución progresiva de los once trenes de la serie 598 que circulaban en Extremadura por otros más modernos de la serie 599, reemplazo que finalizó en mayo. Además, Renfe ha desarrollado acciones preventivas para renovar motores y sustituir elementos mecánicos y ha apostado por poner en marcha un Talgo entre Badajoz y Madrid. También ha establecido que los trenes lleven un mecánico a bordo para resolver posibles problemas. José Luis Ábalos, ministro de Fomento, ha anunciado además inversiones millonarias para mejorar una infraestructura que, según ha dicho, fue abandonada a su suerte por los sucesivos gobiernos del PP. Como toda la red convencional, según el ministro.

A la oficina del Defensor del Pueblo, que dirige Francisco Fernández Marugán, toda esta serie de actuaciones le parecen “razonables”. Pero, al mismo tiempo, considera que “no parece que puedan llegar a conformar una reacción sistemática y efectiva a lo que parece consistir en un semiabandono de la buena administración del transporte por ferrocarril en Extremadura”.

El Defensor del Pueblo ha abierto varias actuaciones, algunas de ellas de oficio, ante las reiteradas incidencias de los trenes de Extremadura en 2018 y 2019, recabando información de las instituciones y empresas públicas implicadas. La institución “admite y acepta” cierto grado de incidencias en los servicios. Según dice, es imposible lograr nunca una certeza “del cien por cien” en un sistema técnico. Sin embargo, asegura, no es el caso de Extremadura dada la reiterada y sostenida cadena de fallos acaecida desde hace años.