El FROB activa la fusión entre Bankia y Banco Mare Nostrum

La Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria pide a los presidentes de ambas entidades que estudien los números de una operación que hoy por hoy es imposible.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria pide a los presidentes de ambas entidades que estudien los números de una operación que hoy por hoy es imposible.

La Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) acordó ayer «poner en marcha las medidas necesarias para analizar la reordenación de sus entidades de crédito participadas mediante la fusión de Bankia y BMN (Banco Mare Nostrum), explorando, al mismo tiempo, otras posibilidades alternativas para maximizar el valor de las mismas y, por tanto, optimizar la capacidad de recuperación de las ayudas públicas». Bankia y BMN son las dos únicas entidades que permanecen en el FROB después de que el Estado vendiera las participaciones en Catalunya Caixa y Novacaixagalicia a BBVA y Banesco, un grupo de origen venezolano. El FROB tiene en la actualidad un 65% del capital de Bankia, tras resolverse el tema de las participaciones preferentes, y aproximadamente el mismo porcentaje de BMN. En manos del FROB están aún obligaciones convertibles de CEISS (la fusión de las cajas castellanoleonesas) y de Banco Grupo Caja 3 (la unión de la caja de ahorros de la Inmaculada, Caja de Burgos y Caja Badajoz).

A última hora de la tarde de ayer, el FROB emitió un comunicado en el que advierte de que «se trata exclusivamente de una actuación de estudio que, en su caso, exigiría la posterior adopción de la decisión final en una comisión rectora con representantes de los ministerios de un Gobierno en plenas funciones, y dentro del marco legal aplicable, en particular de ayudas de Estado y previa obtención de las autorizaciones correspondientes». Como señaló una fuente consultada por este periodico, el FROB lo que ha pedido «es que las dos entidades vayan haciendo los números». El FROB traslada a los presidentes de ambas entidades la decisión de su comisión rectora (en composición reducida) para que «adopten las medidas que correspondan».

Muchos condicionantes

¿Por qué? Porque en estos momentos, cualquier actuación en la que Bankia sea protagonista tiene que tener el visto bueno de las autoridades comunitarias, después del acuerdo que posibilitó su rescate con dinero público. Sobre Bankia pesan varias exigencias y algunos condicionantes tanto desde el punto de vista de la legislación española como europea. Entre las primeras, figura que tiene que estar privatizada antes de que finalice el año 2017. No fueron las autoridades europeas las que pusieron este veto, sino una ley española, que puede ser modificada en cualquier momento. De hecho, tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como el propio presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, han señalado que, dependiendo de las condiciones del sector y de los mercados, se podría alargar la fecha. Entre las condiciones impuestas por Bruselas, Bankia no puede intervenir en ningún tipo de operación corporativa (fusiones o adquisiciones) hasta junio de 2017, y no puede superar un volumen de activos hasta el 31 de diciembre, que si se llevara a cabo la operación estaría rebasado.

La suma de los activos de ambas entidades superaría los 244.000 millones de euros, con mas de 2.570 oficinas y cerca de 17.400 empleados. Bankia ha ofrecido en el primer semestre del presente ejercicio (últimos datos publicados) una rentabilidad sobre recursos propios del 8%, mientras BMN se ha quedado en el 2,90%. Sus ratios de capital son de los mejores de la banca española al estar bajo el paraguas del Estado

Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) continúan ahora el proceso de reestructuración que iniciaron hace ya más de un lustro con la fusión de las cajas de ahorros, que desembocó en la creación de ambas entidades. En el verano de 2010, Caja Madrid y otras seis cajas (Bancaja, Canarias, Laietana, La Rioja, Ávila y Segovia) se unían en una «fusión fría», integrando bajo el paraguas de Bankia sus negocios, pero manteniendo aparte sus marcas locales. Tras la nefasta salida a bolsa del banco un año más tarde, Bankia quedaba nacionalizada en mayo de 2012. Se iniciaba así una profunda reforma del sistema financiero, acuciado por graves problemas de liquidez, fruto sobre todo de los años de la burbuja inmobiliaria. Sólo en Bankia, el Estado tuvo que inyectar 22.424 millones de euros de dinero público. Según los últimos datos del Banco de España, la entidad ha devuelto 1.304 millones, un 6% del total.

Ni un euro devuelto por BMN

En el caso de BMN, el banco se creó también en julio de 2010, tras la unión de Caixa Penedès, Caja Murcia, Caja Granada y Sa Nostra, la caja de Baleares. Durante estos años, la entidad ha visto cómo su plantilla se reducía a menos de la mitad, pasando de más de 8.600 empleados, a los poco más de 3.900 con los que cuenta en la actualidad. Por el camino, Banco Mare Nostrum precisó también de la ayuda del Estado para salir adelante. En marzo de 2013, la entidad quedaba nacionalizada tras la inyección por parte del FROB de 1.645 millones. Más de tres años después, BMN no ha devuelto todavía ni un euro.