El Gobierno limita la financiación colectiva por internet

Regula el «crowdfunding» para proteger al inversor. Crea sociedades de capital-riesgo para pymes

La Razón
La RazónLa Razón

España no es país de grandes corporaciones. Sí, hay multinacionales muy potentes en sectores como el constructor o el energético. Pero el grueso del tejido industrial lo componen pequeñas y medianas empresas, que representan casi el 90 por ciento de la actividad y que han sufrido como pocos las restricciones financieras de la crisis al cerrarse su principal fuente de recursos, la bancaria. Para tratar de darle la vuelta a esta situación, el Gobierno aprobó ayer un paquete de medidas que persiguen mejorar la financiación de las pymes reduciendo su dependencia de las entidades bancarias.

El anteproyecto de ley sobre Fomento de la Financiación Empresarial, al que dio luz verde el Consejo de Ministros a propuesta del Ministerio de Economía, aborda varios aspectos, entre los que destaca la regulación del denominado «crowdfunding», o financiación colectiva por internet basada en plataformas electrónicas que ponen en contacto directamente a inversores y proyectos. La normativa establece que un inversor podrá destinar como máximos anuales 3.000 euros a un proyecto y 6.000 a una plataforma. El objetivo de esta limitación es no sólo facilitar la financiación sino también «proteger a los inversores», según Economía.

La otra gran propuesta, recogida en un segundo anteproyecto, es la creación de entidades de capital-riesgo enfocadas a las pymes, las denominadas ERC-Pyme. Estas sociedades invertirán al menos un 70% de su patrimonio en pequeñas y medianas empresas, además de participar en la gestión y aportar asesoramiento. Para incentivar su creación, se beneficiarán de un régimen financiero más flexible que el de las entidades de capital-riego tradicionales, ya que podrán hacer un mayor uso de instrumentos financieros de deuda. Además, el Gobierno agilizará y reducirá las cargas administrativas en el régimen de entidades de capital riesgo, que ya no quedarán sometidas a un régimen de autorización sino de simple registro ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Junto a la regulación del «crowdfunding», el anteproyecto para el fomento de la financiación contempla otras seis medidas. Destaca entre ellas el sistema que obligará a la banca a preavisar con tres meses de antelación a aquellas pymes cuya financiación vaya a ser cancelada o reducida en más de un tercio. También introduce mejoras en los sistemas de avales. Así, establece que cuando una sociedad de garantía recíproca (SGR) –entidades financieras encargadas de prestar avales a las pymes para solicitar crédito– incumpla el primer requerimiento, el reaval de la Compañía Española de Reafinanciamiento (Cersa) se active ante el acreedor. En cuanto a los establecimientos financieros de crédito, el Gobierno les dotará de un nuevo marco jurídico orientado a que se conviertan en entidades que financien empresas y el consumo «por canales alternativos a los estrictamente bancarios».

Mercados alternativos

Otro de los aspectos que Economía quiere mejorar es el tránsito entre el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y la bolsa de las pymes para alentar la financiación no bancaria. Para ello, ya no será necesario presentar una opa de exclusión, sino que bastará con un mecanismo menos costoso que, al mismo tiempo, garantice la protección de los inversores minoritarios. Para facilitar su acceso al mercado de deuda, se eliminan límites a la emisión de obligaciones.

La internacionalización de las empresas es otro de los aspectos que quiere potenciar el Gobierno. Para ello, aprobó el Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía 2014-2015, que incluye 41 medidas, entre ellas la creación de una nueva Línea FIEM-Facilidades UE dotada con 50 millones. Esta línea irá a cargo del Fondo de Internacionalización de la Empresa (FIEM) y persigue asegurar que las empresas españolas compiten en igualdad de condiciones que sus homólogas comunitarias.

Quitas frente a quiebras

Además de las medidas para facilitar la financiación de las pymes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció ayer que el Gobierno potenciará los mecanismos de quitas y aplazamientos de pagos, incluyendo la conversión de deuda en capital para actuar en las fases preconcursales. Además, el Ejecutivo también pretende superar las limitaciones de los acuerdos de financiación evitando la rescindibilidad. Las medidas se recogerán en un decreto ley que se aprobará la próxima semana. En su edición de ayer, LA RAZÓN adelantó que entre las reformas de la Ley Concursal y se incluirá que los acuerdos de refinanciación entre los acreedores necesiten un 50% de conformidad, en lugar del 70% actual, para ser aprobados y evitar así que compañías viables tengan que cerrar. La normativa se inspiraría en las normativas que rigen actualmente en Estados Unidos y Reino Unido, según han explicado varias fuentes a este periódico.

¿Que es el «crowdfunding»?

El «crowdfunding» es un método de financiación por el que proyectos de toda índole recaudan dinero de forma directa de inversores interesados en el mismo a través de plataformas de internet que ponen en contacto a ambas partes. Las aportaciones pueden ser altruistas, aunque también existen las denominadas «equity crowdfunding», en las que los mecenas reciben parte del beneficio del proyecto o una participación.