El Gobierno prevé que el paro baje al 11,2% a finales de 2020

El PIB aumentará una media del 2,5% los próximos años y el déficit casi desaparecerá.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (c) y los titulares de Economía, Luis de Guindos (i) y Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (c) y los titulares de Economía, Luis de Guindos (i) y Hacienda, Cristóbal Montoro

El PIB aumentará una media del 2,5% los próximos años y el déficit casi desaparecerá.

El Gobierno espera que a finales de 2020 la tasa de paro se sitúe en el 11,2% de la población activa, el número de ocupados supere los 20,5 millones de personas y el déficit de las administraciones públicas se ha haya difuminado hasta el 0,5% del Producto Interior Bruto. Estos datos conforman el nuevo escenario macroeconómico que España presentará a las autoridades comunitarias antes de que acabe este fin de semana. Ayer, el Consejo de Ministros dio su visto bueno a la actualización del Plan de Estabilidad (el anterior fue enviado en diciembre del pasado año) y al Programa Nacional de Reformas.

Los grandes datos económicos están basados en una previsión de crecimiento del PIB del 2,7% para este año, dos décimas por encima de las que figuran en el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado. En 2018, la economía crecerá un 2,5% y en los dos siguientes años, un 2,4% cada uno de ellos.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, volvió a calificar las nuevas previsiones de «prudentes y realistas», a pesar de que las últimas revisiones de organismos e instituciones, tanto nacionales como internacionales, llevan el PIB a niveles cercanos al 3%.

El PIB acelera

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística hizo público el primer avance del PIB del primer trimestre que muestra un crecimiento del 0,8% en términos intertrimestrales, lo que supone una décima más que en los dos últimos trimestres del pasado año. En términos interanuales, la economía mantiene un ritmo del 3%, muy por encima del registrado por otras economías desarrolladas de la Unión Europea. El ministro de Economía cree que esta inercia «se va a mantener en los próximos trimestres».

Al mismo tiempo que el INE daba a conocer estos datos, el Insee publicaba el comportamiento de la economía francesa. Entre enero y marzo, el PIB del país vecino se desaceleró al 0,3%, cuando en el trimestre anterior había aumentado a una tasa del 0,5%. Este descenso se explica en parte por el debilitamiento del consumo de los hogares. En Reino Unido, la Oficina Nacional de estadística indicó que el PIB creció también un 0,3% en el primer trimestre, la cifra más baja en los últimos doce meses. En el cuarto trimestre de 2016, el PIB había crecido al 0,7%.

La creación de empleo de la economía española responde a estas variables con un avance medio del 2,5% y medio millón de nuevos empleos al año. La tasa de paro bajará al 11,2% a finales de 2020 (11,9% en media anual), lo que supone 16 puntos menos desde el pico máximo cercano al 27% que se alcanzó con la crisis en el primer trimestre de 2013, según señala el Ministerio de Economía. El ritmo de reducción previsto es de dos puntos por año. Los 20 millones de ocupados que había al inicio de la recesión se alcanzarán a finales de 2019, si se cumplen las previsiones.

Hacia el déficit cero

Los objetivos de déficit para los ejercicios 2017, 2018 y 2019 se mantienen en los niveles ya aprobados por el Consejo de Ministros el pasado 2 de diciembre de 2016, del -3,1%, -2-2% y -1,3% del PIB, respectivamente. Como novedad, se establece un objetivo de déficit para el año 2020 del -0,5% del PIB, así como su reparto por subsectores. De esta manera, al final del periodo de proyección España se situaría prácticamente en equilibrio presupuestario.

A lo largo del periodo 2017-2020 las ratios de ingresos y gastos públicos sobre PIB irán convergiendo paulatinamente hasta situarse en el entorno del 39%. La ratio ingresos/PIB pasará del 38,3% en 2017 al 38,7% en 2020 gracias al favorable escenario macroeconómico, la recuperación del mercado de trabajo y al incremento de las bases imponibles, de acuerdo con el Ministerio de Hacienda.

Por el lado de los gastos, las previsiones del Gobierno contemplan que el gasto total sobre el PIB irá cayendo progresivamente, de tal manera que se situará en el 41,5% en el 2017 y bajará al 40,6% en 2018, al 39,9% en 2019 y al 39,2% en 2020, si bien en términos absolutos crecerá en más de 32.000 millones de euros entre 2017 y 2020, hasta superar los 514.000 millones de euros, muy por encima de los 421.500 millones de 2007.