Actualidad

El INE quiere que Mercadona y Lidl le ayuden a medir el IPC

El Instituto Nacional de Estadística recoge 220.000 precios todos los meses en 33.000 establecimientos nacionales para determinar la inflación en el consumo

El Instituto Nacional de Estadística recoge 220.000 precios todos los meses en 33.000 establecimientos nacionales para determinar la inflación en el consumo

Publicidad

El Instituto Nacional de Estadística (INE), que se encarga de la elaboración del Índice de Precios al Consumo (IPC) cada mes, busca que Mercadona y Lidl se incorporen a su nuevo sistema de medición y le proporcionen acceso a sus bases de datos para establecer este indicador y así disponer de una información más "eficiente, precisa y completa"de cara a 2020, según ha detallado el organismo. Entre las empresas con las que el Instituto ya ha suscrito un convenio para proporcionar información semana sobre los productos comercializados en sus establecimientos se encuentran El Corte Inglés y Auchan Retail España (firma a la que pertenecen Alcampo y supermercados Sabeco). Igualmente, el organismo también está colaborando con los supermercados Carrefour, aunque aún está pendiente de firma.

Además de "beber"de estas nuevas fuentes para la elaboración del IPC, el organismo nacional también pondrá en marcha un proceso de transformación digital en su método de trabajo, para acercar nuestro modelo al que utilizan ya otros países de nuestro entorno. Los visitadores del INE se encargarán de la recogida de 220.000 precios todos los meses en 33.000 establecimientos, un proceso que se lleva a cabo de forma manual y que pretende digitalizar, lo que permitirá la recopilación de información de los precios de los productos en tiempo real. Entre las innovaciones que quiere incorporar el Instituto se encuentran los sistemas "scanner data"y "web scraping". El primero hace referencia a un acumulador de datos, promovido ya por la agencia europea Eurostat para armonizar los sistemas de recogida de datos dentro del panorama europeo. El "scanner data"permite la obtención de información de todas las variedades vendidas de un producto, a diferencia del procedimiento habitual para calcular el IPC donde se realiza un seguimiento de precios de una única variedad en cada establecimiento. Asimismo, este sistema permitiría "captar ofertas y promociones", según han explicado desde el organismo, mientras que a través del procedimiento habitual no se ven todas reflejadas. En cuanto al segundo método, el denominado "web scraping", este se basa en la obtención automatizada de información sobre precios de algunas páginas web de empresas que prestan servicios a través de Internet, como las agencias de viajes.

Publicidad

El organismo defiende que la utilización de fuentes digitales y tecnológicas como estos dos sistemas reduciría los costes de las encuestas, tanto a los informantes como a los productores de las mismas. Asimismo, ayudaría a la publicación de los datos más rápidamente y proporcionaría nuevos datos sobre aspectos sociales y económicos aún no estudiados.