El jefe del comité de sabios pide cerrar las centrales térmicas

Nuevo varapalo para el ministro de Energía, Álvaro Nadal, quien mantiene el pulso para impedir el cierre de las centrales térmicas de carbón, una petición realizada por Iberdrola para las dos únicas plantas que aún mantiene con esta fuente de energía, las dos en España. El economista Jorge Sanz, presidente del comité de expertos nombrado por el Consejo de Ministros para afrontar la transición energética, afirmó ayer que es necesario el cierre de centrales térmicas ante la excesiva capacidad de generación de electricidad, que excede en un 40% la demanda contando la interrumpibilidad.

Sanz vaticinó que el «cierre del carbón y de la nuclear se producirá en los próximos años» y demandó a las autoridades decidir qué tecnología debe ser la primera en echar el candado. Durante una conferencia en el Colegio de Ingenieros de Galicia, comentó el informe elaborado por este grupo al ministro de Energía el pasado 2 de abril sobre los distintos escenarios para reducir las emisiones. En este sentido, Sanz indicó que «el carbón no es competitivo» como consecuencia de los derechos de emisión de CO2 que penalizan su combustión por lo que, reiteró, «hay margen para cerrar centrales» térmicas. «Lo de la descarbonización va en serio y si Bruselas ve que el carbón no se cierra, algo hará», indicó.

Sin embargo, sobre el cierre de plantas nucleares se mostró más cauto ya que aseguró que si España suprimiera esa tecnología, con capacidad para 7.000 megavatios, «las emisiones de CO2 del sector eléctrico se duplicarían y el precio del mercado eléctrico subiría un 20%». Los expertos creen que «no es posible sustituir el 100% de la nuclear».