El líder sindical de los estibadores: «Si alguien nos engaña vamos a reventar todo lo que encontremos»

Los estibadores amenazan con bloquear los puertos si Fomento no atiende sus demandas

El líder sindical de los estibadores, Antolí Goya, junto al resto de asistentes en la asamblea del martes
El líder sindical de los estibadores, Antolí Goya, junto al resto de asistentes en la asamblea del martes

Los estibadores amenazan con bloquear los puertos si Fomento no atiende sus demandas

El clima de crispación que la propuesta del Ministerio de Fomento para acabar con el monopolio existente en el sector portuario ha causado entre los estibadores es cada vez más evidente. En un vídeo difundido ayer por uno de los asistentes a la asamblea que el sindicato de estibadores organizó el pasado martes, se puede observar la hostilidad de los trabajadores del gremio hacia el Gobierno. En dicho vídeo, el líder de la Coordinadora que agrupa a todos los sindicatos del sector, Antolí Goya, asegura que cuentan con el apoyo de todos los partidos políticos –a excepción del partido del Gobierno, como es evidente–, y advierte de que «si alguien nos engaña, con lo único que podremos arreglar esta situación es reventando todo los que encontremos».

En la grabación, Antolí pide a sus compañeros, entregados por completo a la causa, que «las palabras que estamos hablando aquí no salgan de este ámbito», porque «somos una piña». Lo que está claro es que el líder sindical de los estibadores no contaba con que alguno de los presentes filtrase la conversación. Entre vítores y aplausos de sus compañeros, Antolín pide el apoyo de todos los presentes para hacer frente a la reforma que plantea el ministerio dirigido por Íñigo De la Serna. «Cuento con todos ustedes para salir de ésta», apostilla Goya, mientras es aclamado por todos los presentes en la asamblea al grito de «ni un paso atrás».

Liberalizar el sector

Los estibadores han convocado paros para los días 20, 22 y 24 de este mes para protestar por la liberalización del sector. España es el único país en el que la estiba no está abierta a la competencia. Aquellas empresas que quieren operan en el sector deben contratar en exclusiva a trabajadores que formen parte de la Sociedad Anónima de Gestión de Trabajadores Portuarios (Sagep). Además, deben participar en el capital de esta empresa. Para revertir esta situación, el Tribunal Superior de Justicia de la UE emitió el 11 de diciembre de 2014 una resolución en la que obliga a España a liberalizar el sector, bajo amenaza de multa de 134.000 euros por cada día que se retrase su aplicación.

Para acatar la resolución de Bruselas, Fomento tiene listo un Real Decreto ley, que prevé aprobar el próximo día 17, que establece cambios para los que habrá un plazo de transición de tres años. La norma propone la libertad de contratación y la no obligación de las empresas de estiba de formar parte de la Sagep. Finalizado este periodo de transición, la sociedad podrá liquidarse o convertirse en empresas de trabajo temporal (ETT). Y coexistir con Centros Portuarios de Empleo, que según Puertos del Estado, darán estabilidad al empleo.

Rechazo

Los trabajadores de la estiba han mostrado un rechazo frontal desde el primer momento a los planes de De la Serna porque creen que abren la puerta a un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) encubierto. Ante esta amenaza, piden garantías firmes para los puestos de trabajo. Argumentan que la nueva ley pone en peligro sus puestos de trabajo al poder acudir los empresarios de la estiba a contrataciones libres en el mercado. Éstas podrán resultarles más rentables económicamente, puesto que el salario medio de un estibador supera los 65.000 euros anuales.

Aunque el Gobierno ha mostrado deseo de seguir negociando con los sindicatos, ha advertido de forma reiterada de que la reforma del sector no es por voluntad propia, sino una imposición de Bruselas. «No es el Gobierno el que decide hasta dónde tiene que llegar la reforma, sino que es la Comisión Europea la que decide», aseguró ayer De la Serna. «Hacemos lo que la Comisión nos permite hacer», remarcó. «Estamos atados de pies y manos adía de hoy». El ministro recordó que Europa ya ha rechazado la reivindicación de los estibadores de articular un registro de los trabajadores del ramo y de contar con más de tres años para abordar el proceso de cambio del sector.

Una semana para el acuerdo

El Ministerio de Fomento se reúne hoy con los sindicatos de estibadores para buscar un acercamiento sobre la reforma del sector que ha planteado, ante la que este colectivo mantiene su rechazo e incluso ha convocado huelgas para finales de mes. Sin embargo, Íñigo de la Serna, titular de Fomento, aseguró que llevará el proyecto de reforma al Consejo de Ministros del viernes 17 de febrero, con lo que da así semana para lograr un acuerdo con el sector. «Es la fecha máxima», dijo.