El Parlamento Europeo recomienda trocear Google

Larry Page, CEO de Google

La decisión final depende de la Comisión que estudiará dividir los negocios del buscador para evitar abusos

El Pleno del Parlamento Europeo instó ayer a la Comisión Europea a estudiar medidas para dividir las actividades de los motores de búsqueda en internet para favorecer la competencia en la UE. Los eurodiputados aprobaron con 384 votos a favor, 174 en contra y 56 abstenciones una resolución en la que piden que se trocee Google y otras compañías de Internet, separando en diferentes empresas los motores de búsqueda y otros servicios comerciales, para acabar con los abusos de posición dominante. Este texto supone un mensaje político que, sin embargo, no tiene un efecto vinculante directo, ya que la Comisión es la única autoridad con poder a nivel de la UE para adoptar decisiones en materia de competencia.

Los parlamentarios pidieron también a la CE que, para lograr más competencia y oferta para los consumidores, evite cualquier abuso que los buscadores puedan cometer a la hora de mostrar los resultados de las búsquedas (indexación, evaluación, presentación y ranking).

La resolución fue pactada por los dos grupos mayoritarios de la Eurocámara, el Partido Popular Europeo y los Socialistas y Demócratas y, se dirige específicamente al gigante Google.

Otras investigaciones

La Comisión Europea es la institución encargada de las cuestiones de competencia a nivel europeo e inició en 2010 una investigación para esclarecer si el modelo de negocio de Google podría suponer un abuso de posición dominante que restringiera la competencia en el sector de las búsquedas y la publicidad en línea.

El ex comisario de Competencia Joaquín Almunia trató de alcanzar una solución negociada hasta en tres intentos, pero los rivales de Google rechazaron por insuficientes los tres paquetes de concesiones presentados por Google. Además, la CE rechazó la última oferta realizada por Google para resolver las quejas de sus competidores, por lo que instó a la empresa a remitirle una nueva propuesta de compromiso, que por el momento no ha sido presentada.

La nueva responsable comunitaria encargada de Competencia, Margrethe Vestager, pidió recientemente margen para analizar el dossier y, señaló que para ella «es muy importante tener una visión general del caso antes de decidir si seguir negociando con Google o enviarle ya un pliego de cargos, el primer paso antes de la imposición de multas».

El derecho al olvido

Otra de las batallas de Google en Europa es el derecho al olvido, reabierto esta semana por el grupo de expertos comunitarios sobre privacidad, formado por representantes de las autoridades de protección de datos de todos los países comunitarios y de la Comisión Europea.

Tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE reconociendo el derecho al olvido, Google comenzó a aceptar las peticiones de los usuarios para borrar enlaces en la UE, Islandia, Suiza, Liechtenstein y Noruega, lo que los expertos consideraron insuficiente para garantizar la protección de los afectados.