El PP aprueba en solitario la reducción de la extra de junio

El pleno de la Asamblea Regional ha dado luz verde esta tarde, solo con los votos del PP, con mayoría absoluta, a la modificación de los presupuestos de 2013 para eliminar los complementos autonómicos de la paga extraordinaria de los empleados públicos regionales en junio de 2014.

Se trata de un ajuste técnico necesario para eliminar esos complementos, dado que la paga extra de junio comienza a devengar el 1 de diciembre de este año, por lo que la modificación debe hacerse sobre las cuentas públicas actuales.

El diputado del PP Domingo Segado ha señalado que se trata de una medida que "no gusta"a su partido, pero que es necesaria, ya que "intentar cumplir con el objetivo de déficit es algo prioritario por lo que ello conlleva".

Así, el cumplimiento de ese objetivo es imprescindible para que la región pueda acogerse al Fondo de Liquidez Autonómica o al Plan de Pago a Proveedores, entre otros, por lo que el Ejecutivo autonómico tiene la responsabilidad de tomar las medidas necesarias para poder acercase a ese objetivo.

En cualquier caso, ha insistido, la medida no supondrá la supresión de la paga extra, sino solo de los complementos regionales, lo que supone en torno a un 40 por ciento de la misma.

Los empleados públicos murcianos, ha dicho, "no cobrarán menos que los que dependen de la Administración Central del Estado, cobrarán lo mismo que ellos", y ha calculado que el ahorro que supondrá esta medida será de unos 30 millones de euros.

El diputado socialista Alfonso Navarro ha mostrado su oposición a la medida y ha subrayado que desde 2012 los empleados públicos murcianos habrán perdido en torno a un 13 por ciento de sus salarios, unos 167 millones de euros en total.

De no aprobarse la norma, ha dicho, los complementos de la extra de junio se suprimirían también, aunque los empleados públicos sí recibirían la parte devengada en el mes de diciembre, lo que para la comunidad supondría solo unos 5 millones de euros.

La medida, ha dicho, no será solo un "hachazo"a esos trabajadores, sino al conjunto de la economía regional, porque se retraerá el consumo, lo que a su vez generará más desempleo.

También se ha opuesto a la medida el diputado de IU-V, José Antonio Pujante, que ha considerado que esta modificación de los presupuestos es un "reconocimiento del error que se cometió en 2012".

En ese año, el 15 de julio el Gobierno central aprobó un decreto para suprimir la paga extra de navidad, que había comenzado a devengarse 45 días antes, el 1 de junio, por lo que se aplicó el decreto de manera retroactiva.

Por eso, el partido ha exigido que se devuelva a los funcionarios la parte de esa paga que ya habían devengado, y ha recordado que así lo están dictando los tribunales en los casos en los que los empleados han ido a ellos.